La cultura como paso a seguir para una verdadera paz

Por espacio de 15 años tal vez, le he hecho seguimiento a las gobernaciones de La Guajira, en ocasiones me pareció que hubo buenas intenciones, pero en termino general, siempre me han dejado la sensación de que para algunos riohacheros La Guajira nada más es: Riohacha, Maicao, Uribia, Manaure y Dibulla.

La Alta Guajira eso es wayuú, y el sur eso es vallenato. Ese cuento de La Guajira Sur, Guajira Norte y Guajira Centro hay que romperlo, necesitamos un gobernador que nos una, que la artesanía wayuú, se vea en el sur, y las verduras del sur suban a punta gallina.

Pregunto ¿Por qué algunos wayuú todavía andan en burro? el carro debe llegar al resguardo o al menos carrimotos. El sur no come el pescado de nuestro mar. Necesitamos la carretera de Distracción –Tomarrazón. Las carreteras guajiras dan pena.

No solo Riohacha puede ser destino turístico, también Fonseca, San Juan, El molino, Villanueva, Urumita, La Jagua y El Plan, necesitamos alcaldes que se identifiquen con la cultura.

Villanueva respira esperanza, hay un villanuevero de cepa aspirando a la Alcaldía y está conectado con la cultura, sus propuestas están a la vista y todas son posibles, justas y necesarias para Villanueva.

La caravana más grande que se ha visto la hizo ‘Beto’ Barro. El país en general lo que necesita ahora es más cultura, después de tanta violencia, a través del arte y la educación podemos avanzar. Colombia no más violencia. El Festival Cuna de Acordeones tiene en ‘Beto’ Barro un expresidente del festival que dejó obras, es independiente, recogió las firmas y el pueblo le dijo que sí, con él habrá monumentos en Villanueva, el museo, ampliará la placa huellas en la cordillera, salud, deporte, educación, con solo eso tiene para dar cambios sustanciales de cara al 2050.

Invito a todos los candidatos de las alcaldías de La Guajira a unirse a ‘Beto’ Barros para un cambio verdadero en La Guajira.

Ojalá los Zuleta vean en vida sus monumentos, igual el mejor acordeonista del mundo, el ‘Pollo Isra’, los compadres Escolástico Romero y Emiliano Zuleta, por ser quienes llenaron de músicos a Villanueva, ‘El turco Gil’ y sus epígonos, el gran ‘Beto’ murgas. Egidio Cuadrado, Jorge Celedón, Jean Carlos Centeno.

No creo que alguien vuelva a cantar el himno nacional en el tono que lo cantó ‘Poncho’ Zuleta, yo sudaba pensando: cuando llegue la parte alta no va a poder, pero lo hizo como si estuviera comiendo hielo.