La cultura en los negocios

Por Luis Hernán Tabares Agudelo

Según Jorge Eliécer Prieto Herrera, escritor colombiano con estudios superiores en Administración de Empresas, postgrado en marketing y punto de venta: “La investigación de mercados tiene como propósito recopilar, organizar y procesar la información obtenida, teniendo como actores principales a los consumidores, productores, productos y servicios que una compañía ofrece en el mercado, para conocer lo que los clientes piensan y sienten en relación con sus expectativas y necesidades”.

Por otra parte, viendo la empresa desde adentro, se debe tener en cuenta que la Cultura Organizacional se refiere a la cantidad de creencias, hábitos, valores, actitudes y tradiciones que son compartidos por sus empleados. Además, describe su personalidad; forma de ser y actuar. Por ella adquiere cohesión con sus clientes, proveedores y colaboradores debido a la manera en la que esta interactúa como conjunto.

En últimas, se puede afirmar que esta cultura organizacional va muy ligada a la visión de la empresa.

Ahora bien, en el antiguo texto de sabiduría de los babilonios: “Talmud Bavli”, encontramos que “Nosotros no vemos las cosas como ellas son, vemos las cosas como nosotros somos”.

Por lo inmediatamente anterior, según Oswaldo Morales, profesor del área de Administración de la Universidad ESAN, con PhD en Estudios Internacionales: “Este libro escrito hace más de 2.000 años recoge una verdad que ha existido siempre, nosotros vemos, percibimos e incluso actuamos de acuerdo con las creencias y valores que tenemos”.

Así las cosas, siempre he considerado que las costumbres van muy arraigadas al ser humano. Se adquieren casi desde la niñez a través del ejemplo de nuestros progenitores, la educación, la escuela, el colegio y luego desde nuestras experiencias personales profundizadas por arraigadas y profundas creencias.

Así mismo, es indispensable traer a colación que el “arraigo” que se traduce en “mantener fijo o que no se puede quitar” es parte de esa cultura con que vivimos.

De hecho, se puede afirmar que las diferencias culturales entre los seres humanos en el mundo están marcadas por la gastronomía, música, forma de vestir, idioma, festividades, costumbres, arraigo, creencias religiosas y por sus valores.

Ciertamente, es de suma importancia la investigación de mercado cuando se está pensando en abrir las fronteras de la empresa debido a que las personas por su cultura consumen o no determinados productos o servicios.

Pero, indudablemente, es muy importante que las empresas tengan en cuenta todo el aspecto cultural de los pueblos para donde van a comercializar o exportar sus productos para poder triunfar y consolidarse.

En síntesis, se debe preocupar el investigador de mercado en no ir a tratar de imponer algunos productos en una cultura, ser muy objetivo en la investigación. Respetar y ser muy verás, preocuparse por la conducta del consumidor, conocer sus costumbres, el mercado y, por último, estar al tanto de todo sobre la competencia.  De no hacerlo puede obtener conclusiones erróneas en la investigación dando origen a falsas expectativas.