La diestra Tomarrazón

Por Rosendo Romero Ospino

Ahora que se está tratando de abrir rutas turísticas, de la mano con nuestro patrimonio musical, declarado patrimonio inmaterial de la humanidad, se hace urgente realizar la carretera, la diestra Tomarrazón, lo cual nos pondría a un brinquito de Riohacha, placenteramente iríamos a comprar pescado y regresaríamos  temprano, además de tener la deliciosa recreación, de tramontar la sierra nevada, se practicaría el ciclomontañismo, algunos arroyuelos, y pequeños ríos se habilitarían como sitios de paseo y recreación, se agilizaría el comercio entre Riohacha – Valledupar y todo el Sur de La Guajira, se pueden incluso, construir espacios para acampar recreacionalmente, con paisaje abierto para la fotografía, y nada raro que uno de los propietarios de los terrenos aledaños, se le dé por hacer una fonda, con un buen restaurante con hospedaje y así la ruta de los juglares, tendría sitios de descanso y recreación y se uniría Dibulla, tierra natal de Carlos Huertas; Riohacha, Lenin Bueno Suárez, Toby Murgas, Ender Alvarado, y en Tomarrazón, mi compadre Romualdo Brito (q.e.p.d).

Si algún guajiro valiente se atreve a regalarnos ese progreso, yo le pediría a nombre de la poesía guajira, que el tramo que sale de Tomarrazón, hasta la cuesta de San Pablo, lleve algo alusivo al poeta de Tomarrazón, Romualdo Brito, puede ser el título de una de sus canciones, para honrar su obra.

Esto lo he dicho antes, La Guajira, con lo que tenemos, podríamos ser el departamento piloto de la costa, tenemos la frontera internacional con Curazao, Aruba, Venezuela, la sal, el gas, una franja de montaña verde; que va desde La Junta hasta Dibulla, apta para el agro, es solo abrir espacios para el campesino cultivador, tenemos frutos del mar, hay capital humano representado en las etnias wiwa y kogui, que están dentro del Sur de La Guajira, igual el capital humano de centro y Sur de La Guajira, y al norte la etnia wayuú, nuestra artesanía es exquisita, con dos festivales de música vallenata por destacar: ‘Cuna de Acordeones’ y ‘Francisco el Hombre’, Riohacha tiene a Valledupar como capital departamental vecina, es una gran oportunidad, igual Santa Marta, si se uniera, los tres vértices del triángulo de la Sierra Nevada, tendríamos un emporio turístico, cultural para grandes ingresos.

Hace falta un gobernador, que visualice lo apremiante que es esta carretera, por los efectos positivos que traería para las nuevas generaciones y su educación.