La estrategia del acordeón para controlar el Covid-19

En el mes de marzo quien comenzó hablar de formas de abordar el problema del brote del SARS Cov2 fue la Presidencia de la República. Entre las diversas maneras de responder a la calamidad sanitaria el Gobierno nacional planteó la estrategia del acordeón asociada a la moda de la economía naranja.

En principio era un intento por resolver la contradicción e incompatibilidad entre la salud y el mercado: La vida o la bolsa de las ganancias. Ante el aumento de los casos de contagios desde el Palacio de Nariño se consideró necesario utilizar de manera similar la mecánica cómo funciona el instrumento musical de fuelle: Se cerraba o se abría la producción, los comercios y la vida social de acuerdo a como se comportara el aumento o disminución de personas infectadas por la epidemia.

En mayo la presión de los intereses económicos se terminaron por imponer para abrir el acordeón y salir de la cuarentena a una ilusa “nueva normalidad” al precio que sea, aún a costa del derecho a vida. Una vez más estaba por verse los resultados de abandonar esta estrategia inicial para que se confirmen los versos del paseo ‘Soy’ del auténtico y comprometido juglar Leandro Díaz: “Aquí en Colombia todo lo bueno/está planeado pa’ los de arriba/ y los de abajo siguen viviendo/sin paz, sin techo y sin medicina”. Si el Ministerio de Salud y Protección Social reasume la estrategia del “arrugado” (acordeón) en la forma correcta debe aclarar el tipo de instrumento aerófono que va utilizar para enfrentar la contingencia de la salud. Es importante precisar que para la ejecución de la música provinciana hay dos tipos de acordeones: La concertina o piano y el vallenato o de botón.

La diferencia básica en ambos radica en que el primero sostiene una sola nota para melodías y armonías con el fuelle hacia afuera o hacia adentro. El acordeón criollo tiene pitos con doble lengüeta que emite un sonido (nota) cuando el fuelle se abre y otra (nota) cuando se cierra. Con la anterior tesitura instrumental se pueden equilibrar salud y vida económica sin que sean mutuamente excluyente armonizando las notas cerradas o abiertas del acordeón Tres Coronas para el manejo de la emergencia sanitaria. A partir de la audición de la secuencia musical del coronavirus (entre al link https:// soundcloud.com/user-275864738/ viral-counterpoint-of-the-coronavirus-spike-protein-2019-ncov) es posible responder las preguntas relacionadas con la estrategia del acordeón para contener acertadamente la peste del virus importado. En concreto: ¿Precisar con cuál aire (Son, paseo, merengue o puya) del género vallenato se identifica más el ritmo del contagio del SARS Cov2? ¿A qué velocidad de digitación se debe cerrar o abrir el fuelle? ¿En qué tono (menor o mayor) y en qué clave se debe ejecutar el acordeón diatónico para controlar el Covid-19?