¿La Guajira es muy peligrosa?

Por Jaime Luis Lacouture

“Pero estoy, un poco preocupado sobre lo de La Guajira. – Es muy peligroso ¿Y cómo lo sabes? Mi hija dijo que iría a Colombia. Lo gugleé”.

Este comentario en la serie Fubar de Netflix y una manifestación mía en redes sociales han tenido múltiples reacciones, en especial sobre mi posición contraria al desprestigio que como departamento nos están sometiendo a nivel mundial.  No solo lo digo porque me hiere y duele como guajiro, sino que además lo fundamento en cifras oficiales.

En temas de seguridad, en Colombia hay unos departamentos más peligrosos que otros a causa de diferentes factores como el narcotráfico, conflicto armado y delincuencia común. Y definitiva y afortunadamente, La Guajira no está en los primeros lugares, por el contrario, estamos lejos de estarlo.

En febrero de 2022, un informe de la JEP señala que son zonas históricamente afectadas por el conflicto armado y que pueden considerarse zonas de alto riesgo, los departamentos de Antioquia, Norte de Santander, Cauca, Cesar, Magdalena, Valle del Cauca, Caquetá, Putumayo y Meta, y entre estos, no está La Guajira.

En abril del 2023 se conoció que la percepción de inseguridad en todo el país creció significativamente en relación a los años anteriores, esto según el Dane a partir de la encuesta de Convivencia y Seguridad Ciudadana que concluyó que, durante el año 2022, las ciudades en donde se percibe una mayor sensación de inseguridad son en orden, Cali y Bogotá; las ciudades que siguen en orden de percepción de inseguridad son: Cartagena con un 79,6%; Bucaramanga con un 79,2%; Villavicencio con un 72,1%; Pasto con un 70,5%; Barranquilla con un 64,3%; Cúcuta con un 57,0%; Ibagué con un 49,6 %; Medellín con un 49,5%; y Montería con un 34,9 %.  Aquí tampoco está nuestro departamento, ni la capital Riohacha.

Al hablar de inseguridad, o para calificar de peligroso un departamento o ciudad, necesariamente se tienen como referente las cifras de hurtos y de homicidios por ser las más comunes.  Según el último informe de Medicina Legal del año 2022, fueron reportadas en total 13.341 muertes por homicidio en todo el país.  Ahora bien, según el mismo informe, las ciudades con más casos de muertes por homicidio fueron en orden Bogotá, Cali, Medellín, Cartagena y Barranquilla.  Riohacha por su parte reportó en total 53 homicidios para el año 2022.  Frente al panorama y promedio nacional, en temas de homicidio la tasa que presenta la capital de La Guajira no es significativa ni la sitúa como una de las ciudades más peligrosas por este factor.

El hurto a personas, según cifras reportadas por la Policía Nacional para el año 2022, ascendió a un total 102,727, de los cuales sólo 1732 se registraron en el departamento de La Guajira, presentando cifras aún más altas los departamentos de Cauca, Cundinamarca, Antioquia, Bolívar, Cesar, Magdalena, Meta, Nariño, Norte de Santander, Tolima, Risaralda y Quindío.

De conformidad con lo dicho anteriormente, con cifras, sin apasionamientos y dejando el corazón a un lado, reitero mi postura sobre que el Departamento de la Guajira no es muy peligroso.

Además, si bien cierto en nuestro departamento se presentan casos de delincuencia común como los atracos y el homicidio, hechos lamentables como los ocurridos recientemente en Dibulla, Riohacha, y algunos temas desafortunados en Uribia, estos no son una constante, y este no es indicador de graves problemas de inseguridad para ubicar de muy peligrosa a La Guajira, en relación con la cantidad de habitantes y la media que se presenta en todo el territorio nacional. Para terminar y dejar a su reflexión, en La Jagua del Pilar, el último homicidio se presentó hace 4 años y en Distracción, otro municipio de la Guajira hace más de 10 años no se reporta una muerte violenta. De acuerdo con la Policía Nacional en lo que va corrido del año no se han reportado ni hurtos a personas o a vehículos, ni tampoco casos de extorsión.

Por eso con cifras en la mano y con el corazón, mantengo mi posición sobre que nuestra Guajira no es un departamento muy peligroso y que, al contrario, cuenta con lugares y personas maravillosas listos para cautivar a todos quienes deseen visitarnos.