La Guajira necesita líderes que piensen en su pueblo

Sin temor a equivocarme ya estamos próximos a que se acerque una verdadera decepción nuevamente en nuestro Departamento, es que si este 27 de octubre no elegimos a los candidatos a la Gobernación, Alcaldía, Asamblea, Concejo, que cuenten con autonomía y criterio propio para no volver a escuchar el término “tengo un compromiso con Fulano de Tal” si no con la convicción de que el verdadero compromiso que existe es con el pueblo y con la realidad que se vive hoy en día que es la falta de empleo, de oportunidades, atención la salud, la pobreza y el olvido que puede reflejar en este territorio tan rico en cultura y recursos naturales como lo es La Guajira.

Para muchos candidatos aspirantes alguna curul es inevitable su compromiso con algún personaje financista, para su campaña que han visto la necesidad de un pueblo sumido en la pobreza y el hambre como una oportunidad para sacar provecho y llenarse los bolsillos a través de proyectos y puestos de corbata.

La Guajira necesita verdaderos líderes que nos devuelvan la esperanzas que hemos perdido en los políticos guajiros, todavía existen personas capaces de transformar la historia que nos ha tocado vivir en esto últimos años, el atraso y el abandono, como consecuencia de la mala administración pública que se les dieron a las regalías, a los recursos salud, y educación de nuestro pueblo.

Desafortunadamente hoy el Gobierno nacional, se hace de la vista gorda ante toda la situación que se presenta en nuestro territorio el mismo que ha sido cuestionado por supuestos actos irregulares, precisamente respaldados por los grupos políticos: de La U, Cambio Radical, Opción Ciudadana en las elecciones pasadas. Los caciques políticos que en su desespero quieren sacar su inversión a como dé lugar, sin importar que estén inhabilitado que a sabiendas de su inhabilidad se hace elegir, porque lo que importa a las casa políticas es que el candidato tenga aceptación ante el elector primario para lograr su objetivo no importa que demore uno, dos, o más meses en el cargo, porque ellos mismos envían una terna donde se escogerá al de su preferencia para manejarlo a su antojo, pues de esa forma se paga los favores a los que invirtieron en sus campaña.

De esta forma es que nuestro pueblo ha quedado en manos de la ingobernabilidad nuevamente, de ahí la imperiosa necesidad de saber escoger.

Definitivamente es necesario una nueva reforma político-electoral tendiente a garantizar una mayor transparencia y equidad en el financiamiento de la política, para no tener que repartir el poder entre tantos caciques, porque es imposible gobernar sin la injerencia de quienes apoyan económicamente, evidenciando que esa ha sido la tradición porque a pesar de la existencia de regulaciones que imponen a los partidos la obligación de transparentar sus finanzas, no se aplican, lo que conduce a que exista generalmente un débil compromiso por parte de los partidos para reportar información precisa, todos quieren sacar a como dé lugar la inversión que realizaron a través de contratos, por eso contra ellos hay impunidad, no hay pensamiento social ni compromiso; es una cuestión personal ubicado en el sector público es triste que por este injusto proceder en La Guajira hoy hay menos alimentación, salud, educación o vivienda para quienes lo necesitan, reinando la hipocresía o falsedad ideológica donde se predica y no se aplica. La Guajira necesita es de verdaderos líderes que piensen más en el pueblo.