La luz eléctrica de Manaure y Uribia

Esto es histórico, es lo primero que hay que dejar claro, es una angustia colectiva que parece no tener fin, pasan y pasan los años pero el problema persiste. Aunque este artículo se enfatiza en los municipios mencionados anteriormente por el título, ha sido siempre un problema social que involucra a todos en el departamento.

Hace unos años atrás cuando el expresidente Juan Manuel Santos hizo el anuncio sobre la salida de Electricaribe S.A y la llegada de un nuevo operador de energía eléctrica para la región, todos en la Costa Atlántica y en especial aquí en La Guajira pensamos que había llegado el fin del martirio, pero no.

Uribia y Manaure a lo largo de su existencia han sido municipios muy sufridos en temas sociales, la prestación del servicio público de electricidad se constituyó como un problema que no solo deteriora y va en contra del mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos habitantes de estos dos centros urbanos, sino que también económicamente le surte un gran efecto negativo para su progreso, se han hecho innumerables bloqueos a la vía férrea del tren del Cerrejón, se han bloqueado vías terciarias, se han realizado demandas colectivas, mesas de trabajo e inversión pública en infraestructura para mejorar el servicio, pero los problemas de fluctuaciones persisten ¿Cual podría ser la solución?

La compañía Eléct Norte desarrolló un sistema anillo de redes eléctricas que comprende la conexión estratégica de Maicao, Riohacha y Cuestecita, el sistema consiste en que estos centros urbanos se brindan equilibrio de cargas eléctricas mutuamente con la intención de mejorar los niveles de fluctuaciones y así poder contar con una potencia significativa para soportar las cargas exigidas, si Uribia y Manaure llegan a entrar a este circuito seguramente las deficiencias en este servicio público disminuirían eficientemente, pero ¿Cuál ha sido el problema de fondo? ¿Porque no han integrado a este sistema a los municipios de Manaure y Uribia?

No sabemos qué verdad exista de fondo, lo cierto es que contamos de momento con un presente no muy prometedor, unas empresas de energías construyendo concertaciones para ejecutar parques eólicos que no sabemos aún si van a asistir de energía eléctrica a los centros poblados de Uribia y Manaure, un comercio notablemente afectado y una poca probabilidad de inversión privada debido a que los servicios públicos no se han adaptado a tales exigencias ¿Qué progreso económico le espera a esta región si continúa esta situación?

Lograr romper la barrera que impone esta gran problemática podría disolver los inconvenientes que históricamente han obstaculizado el desarrollo social a esta región tan exaltada a nivel nacional por contar con paisajes naturales únicos, gestionar y seguir gestionando siempre será la solución ¿Los resultados? Un gran legado que incentive nuestro progreso.