“La más mejor”

, se los voy a decir, se los voy a decir, se los voy a decir: lo hice cómodamente en un lujoso y confortable bus marca Volvo, conducido por un chófer profesional que a una velocidad sostenida de 90 kilómetros en cuatro horas hizo el recorrido con una temperatura no fría ni caliente, sino agradable, climatizado dicen ahora, y regresé en otro bus de la misma marca doble troque en las mismas condiciones. En Barranquilla me tocó esperar uno diez minutos en una lujosa y confortable oficina dotada de modernas y cómodas sillas, un televisor grande, baños impecables y unos empleados atentos y alegres, no con cara regañona; lo mismo, un chófer que conoce su oficio y en el mismo tiempo de venida, le quedan a uno ganas de volver a viajar, porque entre otras cosas el pasajes es más barato. ¿Ya saben cuál es esa empresa? Esa empresa es nuestra empresa, la de nosotros los cesarenses, la que paga sus impuestos aquí y sus empleados son de aquí y su propietario es tan vallenato como Rafael Escalona, esa empresa es Costa Line de propiedad de Carlos Darío Hernández Hinojosa, que después de un largo tiempo de estar fuera de servicio por motivos que aquí no vamos a analizar, vuelve a la brega para nuevamente prestarnos sus buenos servicios y para ello no reparará en hacer las inversiones que se necesiten para seguir siendo lo que siempre ha sido: la mejor y más eficiente empresa de transporte del Cesar con proyección, si le damos la mano, a convertirse en “la más mejor” de la costa Atlántica. 

Defendamos lo nuestro, Costa Line lo es, ayudemos a Carlos Darío que se lo merece y no contribuyamos a confirmar la horrible sentencia de que no hay empresa vallenata que no fracase por inoperancia y negligencia de sus propietarios y  directivos. Ese cuento se acabó y lo vamos a demostrar exhibiendo a Costa Line como otra Klaren´s, Maya y Asociados, Orbe, Carvajal y Ortíz, Mi Futuro, Montacarga y los negocios de Saúl Manosalva. Esa historia ya pasó, ya hicimos el curso y lo superamos y de aquí en adelante Valledupar se va abriendo paso en el ámbito nacional como la ciudad de mayor desarrollo en Colombia y en el mundo. Lo digo yo que he sido testigo de su transformación y la vi pasar de pueblito a pueblo y de pueblo a ciudad.

También es digno de destacar para ser justos la transformación de nuestra ganadería que de cabungos y cachones ejemplares, pasamos a figurar en el plano nacional con los mejores exponentes de cuanta clase de ganado hay y ya nuestros ganaderos son directivos nacionales, al igual que en los equinos con bellos y hermosos caballos que nada tienen que envidiar a los de Tony Aguilar, para no hablar de los caprinos y ovinos que se encuentran también en la cúspide. Como vamos, vamos bien y para ello tenemos el mejor escenario de esa clase de eventos como es la Feria Pedro Castro Monsalvo y en materia de transporte, repito, tenemos a Costa Line, “la más mejor”.