La navidad

Es increíble cómo pasa el tiempo: pues ya desde la última semana del mes de noviembre, se siente algo super-especial que le llamamos el Espíritu de la Navidad. Ya sea que le llamemos Santa Claus, Papa Noel, San Nicolás o La Befana, (Así llaman los niños italianos a la anciana, que reparte los juguetes y todo el mundo va pensando en todos los festejos de la Navidad que se avecina).

Ya todos los comercios y casas adornan su lugar con las figuras alegóricas, como los venados tirando un trineo, luces de diferentes colores, bolas de colores, nieve artificial, etc. Muchos van adquiriendo las mejores postales para felicitar a sus familiares y amistades y pensando en regalar algo a cada quien. Cada año, repetimos las mismas acciones, como un rito sin ponernos averiguar el origen de la Navidad. Ponemos un árbol (Pino) y lo llenamos de bolas y luces de colores, cada año y para la misma fecha, porque es la costumbre. Según documentos hallados por los investigadores de este tema encontraron que en el siglo XII se mencionaba el árbol de Navidad en Alsacia Francia. Para los protestantes eran idolatras los que adornaban el árbol, y unos ladrones para los propietarios de los bosques.

Según la leyenda francesa, el Pino Navideño nació al establecer la plaza de San Nicolás, donde se levanta la más fabulosa catedral gótica de Francia. En 1570 se prohíbe la venta de los pinos en el mercado y entonces los alsacianos lo llevan al barrio de Christkindlsmarik donde perdura la costumbre hasta la actualidad. En el siglo XVII pasó a Alemania y poco a poco apareció por doquier En España, se mantiene la costumbre de confeccionar un pesebre, con toda la Sagrada Familia y es el 6 de enero cuando los Tres Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar llevan dulces y juguetes a todos los niños de la región.

En la América Latina, la víspera de la Navidad se celebra la Nochebuena y el 6 de enero es el día de Reyes. En la Antigua Roma. El 17 de Diciembre (Día de San Lázaro o Babalu-Aye) marcaba la semana saturnalia, durante la cual se intercambiaban regalos, se encendían las velas, se quemaban inciensos y se adornaba la casa con cosas verdes, este bello color fue prohibido por los sacerdotes católicos de esa época, por su asociación con su origen pagano romano, pero vino el siglo XVI y se autorizó dicho color hasta nuestros días.

Los campesinos franceses, creían que las niñas nacidas el 15 de diciembre eran sabias, inteligentes y virtuosas, aún en nuestra época 1996 se mantiene esta idea o creencia y como los griegos a la X la cambian por CH. Los ingleses o anglosajones escriben Christmas. El Santa Claus norteamericano fue una creación del famoso caricaturista de la época del siglo pasado el Sr. Thomas Nast. Y le nació la idea al contemplar una bufanda roja colgada en un árbol y la blanca nieve lo rodeaba dando la figura de una persona borracha.

Según el Sr. Thomas. En el siglo XVII los llamados puritanos prohibieron cantar los villancicos, pero 200 años más tarde, estos se impulsaron por todo el mundo. En España, los niños y las niñas ponen sus zapatos en su ventana y paja o heno para los camellos de los Reyes Magos.

En Puerto Rico, en vez de los zapatos, ponen cajitas en los tejados o techos para recibir los regalos. En Cuba era costumbre poner los zapatos junto a la cama con una carta de agradecimiento o junto al árbol de Navidad, pero el actual régimen comunista prohibió todo de todo. Pobre los niños cubanos. Los niños italianos cuelgan sus ropas para quela anciana Befana les llene de regalos los bolsillos. Y en Polonia, los niños esperan los regalos de la estrella madre, quien usa un largo vestido blanco y un velo.

Para los esquimales la Navidad es regalar la mejor piel de morsa a sus esposas e hijos, para protegerlos del frío y demostrarles que los ama. Y bien amigo lector. ¿Ya preparó los regalos para estas navidades? No olvide su familia, sus amigos, el cartero, el lotero, los del aseo que le recogen la basura que usted bota de su casa, a las pobres sirvientas que día a día le cocina, le plancha y les lava. Y al que le lleva el periódico a su casa u oficina para que usted esté al día de las noticias. Y aprovechando la ocasión, deseo a todos los colombianos y guajiros sin distinción de raza, credo, partido político o creencia religiosa.

Feliz Navidad 2019. Quedo de usted (es), deseándole lo mejor.