La Ordenanza no se toca

Por Byron Miguel Barros Mejía

Sin duda el exgobernador de La Guajira, José Luis González Crespo, quedará para la historia por ser el mandatario que le apostó a la educación superior gratuita en el Departamento. Con el apoyo de la Asamblea para la época, en cabeza de los diputados Deimer Jacinto Marín Jiménez y Abimael López Manjarrez.


Con la Ordenanza 214 de 2007 este grupo colegiado estableció una política general de ayudas, becas, subsidios a la educación superior pública y ciclo complementario de normalista superior, certificadas por el Ministerio de Educación Nacional, para así contribuir al pago de la matrícula de las personas de escasos recursos económicos, con el fin de facilitar su ingreso y permanencia en las instituciones de educación superior.
Esta Ordenanza busca que todos los bachilleres que hayan cursado el último año lectivo en una institución educativa pública o privada del departamento de La Guajira, debidamente reconocida por el Ministerio de Educación y que tenga su sede en este Departamento, tengan la oportunidad de ingresar a una educación superior sin ningún costo.
Es menester recordar, que esta Ordenanza se nutre con recursos propios de regalías asignados a la educación superior.
Para seguir contribuyendo en una educación pública gratuita y de calidad y que el departamento de La Guajira se eduque y pueda salir de la miseria, porque “un pueblo educado es un pueblo civilizado, amado y desarrollado”, la Asamblea del Departamento en su afán de servir a la comunidad, también emitió la ordenanza 232 de 2008 modificando la anterior ordenanza, con el fin de flexibilizar el ingreso de los estudiantes a la Universidad de La Guajira.
Con estas ordenanzas la población estudiantil aumentó de forma favorable, dando con esto la apertura de nuevos programas y posicionando la Universidad de La Guajira como principal alma máter de este Departamento. De la mano de su rector, el ingeniero Carlos Arturo Robles Julio, la institución se viene consolidando en busca de la acreditación en sus programas académicos y así brindar una educación superior gratuita y de calidad, y que los guajiros estemos orgullosos de nuestra institución. Pare este periodo, el rector Carlos Arturo ratificó la comprensión institucional frente a la situación de la comunidad universitaria a causa de la pandemia generada por el Covid-19 y así flexibilizó el tema de las matrículas para así lograr un coste cero de la misma y, que todos los estudiantes puedan seguir desarrollando sus clases, manteniendo la motivación y el dinamismo.
Hoy todos los estudiantes, egresados, funcionarios y profesores estamos en pie de lucha para que esta ordenanza no se toque, y pueda el Departamento (en cabeza de sus gobernantes) contribuyendo con la educación de sus jóvenes y cada año se gradúen más y mejores profesionales en diferentes disciplinas; personas expertas que estarán al servicio de la sociedad y contribuyan en el desarrollo de esta tierra.
El gobernador de La Guajira, Nemesio Roys Garzón, anunció llevar a la Asamblea nuevas reglas para garantizar la gratuidad de la educación, pero al parecer, no son del gusto de la opinión en general, porque está atentando en contra de la educación. Son más de 15 mil jóvenes que hoy siguen sus estudios en la Universidad de La Guajira, la cual ha ampliado su oferta académica mejorando sustancialmente la calidad de su educación.
Es de mencionar, que el actual gobernador de La Guajira en su campaña electoral anunciaba a viva voz la gratuidad en la educación y apoyo a Uniguajira y que los estudiantes en su periodo de mandato por ninguna circunstancia verían afectado el seguir de sus semestres, ni cerrarán la vía exigiendo los recursos de la educación superior. Si este mandatario llegaría a cambiar las reglas de juego con dichas ordenanzas, quedará para la historia, como el gobernador que no le apostó a una educación gratuita y de calidad.