Las escobas nuevas barren bien, hasta que se parte el palo

En los últimos días he notado que todas las administraciones municipales de nuestra querida guajira en cabeza de sus mandatarios llegaron con las baterías Energizer puestas, cosa que nos agrada a muchos.

Observamos que cada mandatario nombra a su equipo de trabajo y algunos seguidores de las campañas. De inmediato lo subimos a la redes y con orgullo hacemos un pies de nota diciendo: excelente profesional, excelente persona, te lo mereces, el pueblo te necesita, sin saber cómo será su desempeño en los próximos cuatro años.

Hacemos calle de honor, olvidamos que las escobas nuevas barren bien hasta que se parte el palo. Lo primero que debemos de hacer es pedirle a Dios que a los gobernantes y a sus equipos de trabajo les vaya muy bien, para que a los municipios les vaya superior.

Entendemos que gobernar no es fácil y más cuando el ordenador del gasto encuentra a su pueblo con una cantidad de problemas que el mandatario anterior no pudo o no dio para solucionarlos cuando el nuevo alcalde se posesiona observa que todo no es color de rosa, comienza a colocar pañitos de aguas tibias haciendo pequeñas cosas con lo que quedó del presupuesto anterior, ya que algunos exalcaldes no dieron para ejecutarlos, el que no hace los goles los ve hacer.

El verdadero mandatario con un excelente equipo de trabajo, es el que presenta un ambicioso Plan de Desarrollo, que no sea un corte y pega, un plan de desarrollo que por cada problema planteado sea un problema resuelto.

No es soplar y hacer botella, no es nada fácil, para los nuevos mandatarios resolver el problema de desempleo, de salud, de continuidad, calidad y eficiencia en los servicios públicos, de seguridad, de movilidad de transporte público, de vivienda de interés social. El alcalde que visione resolver esta problemática en los siguientes cuatro años, seguro será un hombre consagrado como el mejor alcalde que haya pasado por el pabellón de su municipio. No es tiempo de detenernos a jugar ser el más astuto con el incauto, no crean ustedes que todos los habitantes del territorio guajiro somos ingenuos y que nos van a engañar como a cualquier niño llorón con golosinas.

Ojo señores mandatarios, hay un pueblo preparado esperando lo mejor de ustedes que la escoba nueva siga barriendo bien y no se le parta el palo.