Las invasiones y sus desalojos

Me suena como una mala jugada, la conducta asumida por el exalcalde ‘Tuto’ Uhia en no haber asumido con responsabilidad el mandato de desalojar a los invasores de los barrios Brisas de La Popa, Guasimales, Altos de Pimienta y otros, y solo a tres días por terminar su mandato fijó como fecha para sacar a más de 8.000 familias, 40.000 personas el próximo 4 de febrero, es decir, un mes después de estar el ‘Mello’ como Alcalde y lo más grave no haberlo informado en el empalme.

¿Qué va a pasar?, nada, absolutamente nada, pueden estar tranquilos los pobres residentes de esos barrios que por ahora no se dan las condiciones de reubicación que la Corte en su fallo establece para ser desalojados, pues ninguna autoridad está dispuesta a ponerlos en la calle sin darles un techo donde alojarse con sus mujeres preñadas y sus hijos pequeños. Nadie hace eso, porque es inhumano, lo que hay que hacer es buscar soluciones en donde todos, el mayor Pimienta, los residentes, el municipio, la Gobernación, el Ministerio de Vivienda, para ver si Malagón antes de irse nos da la mano, Findeter, los bancos que son los dueños de la plata que es lo que se necesita, liderados por el alcalde ‘Mello’ Castro encuentren una solución que satisfaga a todos, sería una buena oportunidad para que el gobernador Monsalvo se luciera y dejara una huella con su ayuda.

Si en Valledupar se han construido miles de casas y apartamentos para entregárselos a cuanto marimondo ha llegado, porqué no se va a poder resolver este problema que ya lleva varios años y dejar con una sonrisa de oreja a oreja a toda esa gente que no tiene nada, sino las dos manos para salir todos los días a jornalear, camellar o rebuscarse para llevar la comida a sus hijos, pero también al mayor Pimienta, pues esas tierras no fueron mal habidas, sino compradas con el dinero, producto del trabajo honrado de toda una vida.

Alcalde, por delante tiene ese reto, usted solo no lo puede resolver, la solución está tocando puertas, por ahí hay una grande donde lo esperan porque lo quieren ayudar, me lo dijo su titular, Luis Rodríguez Ospino, director nacional de Planeación, aprovéchelo alcalde, que las oportunidades raramente se repiten y Rodríguez como usted quieren dejarle recuerdos imperecederos a su tierra. En todo caso alcalde, lo más sensato es legalizarles la propiedad comprando esos terrenos.