Las wayuú no se venden

Indignante, deplorable, vulgar, denigrante, insultante, difamatorio y sobre todo absurdo que en pleno siglo XXI y algunos retrógradas todavía sigan referenciando a la mujer y su sexualidad como si fuera un objeto, una mercancía; pero es peor aun cuando se confunde la picaresca propia de nuestra idiosincrasia con la chabacanería, cómo si la vulgaridad fuera un referente de nuestro humor y de nuestro repentismo.

En La Guajira como en el mundo entero debe garantizarse el respeto por la mujer, y en nuestra región especialmente por la mujer indígena. Entre nuestros hombres pese a hechos reprochables como los de hoy y otros que registran casi diariamente los medios, existen señores de bien y verdaderos caballeros, que rechazan este y cualquier tipo de trato o más bien maltrato que agreda a las mujeres en su esencia, su integridad y dignidad.

Frente a hechos de trato indignante a las mujeres, se debe proceder como lo hizo el Director General del medio radial, rechazando tajantemente estas declaraciones y el contenido de la entrevista que hoy genera rechazo social, y es así como en un comunicado oficial indica que “rechaza las apreciaciones de mal gusto en contra de la dignidad de la mujer wayuú y su cultura”, me gusta y habla bien de este medio que de frente salga a descalificar cualquier hecho de humor que atente contra la dignidad de las personas. 

Que mal que todavía hoy en día el ser humano sigue mostrando su parte animal y deplorable,sin embargo, que este lamentable hecho que quisieron hacer público como sinónimo de humor y burla, sirva para reflexionar y hacer un llamado al respeto por la mujer, a que se dejen de cometer delitos que atenten contra su dignidad y su ser integral que es la esencia de la vida, porque eso hacemos las mujeres damos vida, y así debe ser valorada y respetada nuestra sexualidad, ya está bueno de que nos traten como mercancías. 

Las mujeres todas, sin importar raza, color, etnia, edad, condición social y sexual, tenemos un valor y no está precisamente representado en pesos ni ninguna moneda.