¿Le va a quedar grande a Nemesio?

Por Abel Medina Sierra

Tres noticias que tuvieron amplia difusión este último fin de semana, arrojan serias dudas sobre la materialización de las altas expectativas que tuvimos los votantes ante la figura de Nemesio Roys Garzón como gobernador.

Una de las noticias, tiene que ver con el regaño que le pegó la Procuraduría ante las serias inconsistencias de su plan de acción para hacer frente a la emergencia que nos impone la pandemia. Lo curioso es que Roys se dio la pela para que le devolvieran las competencias en salud y ahora, al parecer, no sabe qué hacer con el huevo caliente en las manos. Nos lleva a preguntarnos, ¿será que la pelea por las competencias era solo para tener más recursos y cargos para “cumplir compromisos”?

La otra noticia es igual de grave. El lunes 27 debieron iniciar clases los estudiantes de la Universidad de La Guajira, quienes ya perdieron el primer semestre de clases pues estaban terminando el segundo del 2019. El llamado de la agremiación de docentes catedráticos es a no iniciar labores ante los incumplimientos del gobernador que los tiene con 9 mesadas atrasadas. Nemesio publicitó las fuentes de dónde tomaría los recursos, pero la gente de la U se quedó esperando los resultados de la fórmula “mágica” y la situación sigue peor a la que encontró Nemesio.

La tercera noticia, el grito desesperado del gerente del Fondo Mixto de Cultura de La Guajira, Freddy González, a quien el gobernador oficializó que no le va a girar los recursos de años anteriores y los futuros como lo dispone la ordenanza 023 del 2000.

No soy abogado, he escuchado tesis a favor del gobernador y otras que se inclinan por la del Fondo Mixto, por eso no opino sobre el litigio. Mientras alguna instancia decide, son tantos los cultores pasando trabajo, las artes paralizadas en plena pandemia y, los recursos esperando dilatadas decisiones. No sé si tiene razón; pero, los cultores y gestores culturales, ya nos hemos venido formando una imagen del gobernador, así que estamos prevenidos. Primero, propuso que una de las dos entidades de cultura debía desaparecer, lo que implícitamente quería decir: “liquidemos al Fondo Mixto”. La reacción del sector lo impidió. Ahora, cualquiera pensaría que como no pudo liquidarlo lo va a asfixiar presupuestalmente. Rois y sus cercanos amigos han sostenido el argumento que el Fondo es un este “parásito” que solo espera que la Gobernación le gire. Para ser coherente, siempre he dicho que esta entidad debe gestionar ante el sector privado, pero tendría más resultados si el gobernador acompaña, al fin y al cabo, es el presidente de la Junta Directiva del Fondo, hace parte de él, es su cabeza.

Muchos cultores nos hacemos la pregunta, ¿será que si el gerente del Fondo Mixto fuera de las costillas del gobernador, habría puesto su equipo jurídico a buscar alguna “piedra” que ataje los giros a esta entidad? La otra es más osada, siendo el gobernador tan cercano a Tania Buitrago, ¿no será que estará pensando en la misma fórmula que ella usó? Consiste en arrojar sobre la legalidad de los giros de ordenanza un manto de duda jurídica para terminar manejando los recursos de cultura con una ONG de amigos. Todos sabemos qué ocurrió con esos recursos. Al menos en el Fondo Mixto, los cultores tenemos dos representantes del Consejo Departamental de Cultura que pueden vigilar, los gastos de administración se van para la cultura y no para bolsillo privados. Esperemos que sean solo insanas conjeturas y no perversos planes del gobernador porque ahí sí, terminaría por echarse en contra a todo el sector. Estaremos vigilantes.

Un departamento sin una agenda consistente para hacer frente a la pandemia, con la educación superior paralizada, con su ente de fomento y promoción cultural quebrado, ese no era el panorama que esperábamos de alguien que estudió en Harvard (aunque, como dice mi amigo Aníbal Mercado: “vienen a hacer harvaridades”). El gobernador no puede esperar resultados diferentes, si sigue haciendo lo mismo que sus antecesores o peor las cosas. Habrá que coger un metro y medir a Nemesio de nuevo a ver si su talla está muy distante de la que requiere un gobernador para La Guajira.