Líder familiar

A la muerte de Eleodoro Daza Mendoza, hijo de Mauricio Daza González (quien llegó procedente de San Juan del Cesar junto con sus hermanos Silvestre, Aníbal, José, Julio, entre otros que echaron raíces en Villanueva y formaron distinguidas familias) su señora Teotiste Mojica quedó solita con nueve hijos a cuestas: Mauricio, ‘Icha’, ‘Juancho’, Elda, ‘Fon’, Luis, Celina, José Alberto y Olinda, con humildad, tesón, lucha y esfuerzo los sacó a todos adelante, sobre todo con pundonor y honestidad; valores que les imprimió a sus hijos. ‘Tite’ Mojica, fue una matrona de este pueblo, mujer sin macula que engrandeció a los suyos y a Villanueva por supuesto.

Dentro de sus hijos sobresalieron dos en especial: Juan Manuel o ‘Juancho’, quien fue un próspero agricultor y dirigente liberal que tuvo Villanueva, Concejal por este municipio de calidades y cualidades humanas extraordinarias y honesto a más no decir, hoy sus hijos recogieron lo que sembró su padre, de ahí que son profesionales que distinguen y enorgullecen a este bello pueblo como: Enrique y Javier Daza Peñaloza; Nilson Daza Rodríguez, exdirector del Hospital Santo Tomás; David Daza Rumbo, Dabey Daza Plata, asesor Jurídico de la Alcaldía de Hatonuevo, entre otros y José Alberto ‘Beto’ Daza Mojica, único sobreviviente de los varones de Eleodoro y ‘Tite’ y quien se ha convertido en la cabeza visible, en el líder, en el consejero de la prolífera familia Daza Mojica. Primero se fue Mauricio, luego le siguió ‘Juancho’, después se fue ‘Lucho’, le siguió ‘La Neno’, ahí cerquita también se fue ‘La Fon’, luego Celina o ‘La Magua’. El más reciente uno de sus sobrinos más queridos Juan Manuel o ‘El Mono’ Daza Peñaloza.

‘Beto’ Daza Mojica se ha ganado esa posición no en forma gratuita, si no a los valores inherentes que a él lo acompañan: carácter, disciplina, honestidad, rectitud y a su carisma que infunde a propios y extraños. ‘Beto’ Daza posee una aureola de magnetismo para atraer a la familia que lo admira y lo respeta; para atraer a sus amistades y producto de ello es que goza del aprecio de toda la ciudadanía y sus amigos más cercanos como: ‘Checha’ Cortés, Ulises Doria, que ya no está, José Ramón y Martín Vega, José Celedón Baquero, Alberto Amaya Ramírez, entre otros y todos sus sobrinos quien además de ser su tío, lo consideran su mejor amigo; pueden dar fe de lo que ha sido este villanuevero en el trajinar de su vida limpia y cristalina. ‘Beto’ Daza Mojica, sin proponérselo se ha convertido en un líder natural de su familia.

A ‘Beto’ la vida le dio duro desde que quedó huérfano de padre a edad muy joven y fue escalando peldaños por ese camino lleno de obstáculos, de espinas y ha vencido toda esa maleza que es la vida, caminando eso sí a través de bien y poniendo en práctica lo que le enseñó su madre: rectitud, moralidad, honestidad, un hombre de bien en todo el sentido de la palabra.

En su vida, ofició como acólito en la Iglesia Santo Tomás cuando en este pueblo oficiaba como sacerdote José de Suesca, allí se instruyó más en los deberes de un buen ciudadano. Al contrario de su hermano ‘Juancho’ se ha distinguido como un excelente conservador. En las tertulias donde participa, se siente y se escucha su sabiduría, como si fuera un erudito en los temas que se discuten y sobresale el amor por su Villanueva; a su pueblo lo defiende a capa y espada, sus lecciones van encaminadas hacia lo bueno y lo bello de su hermoso terruño.

La honestidad y la rectitud son dos factores que distinguen a este patriarca villanuevero que haciendo apología a la canción vallenata, está como el caracolí con mucha fuerza que ni las adversidades han podido vencer. Es un villanuevero distinguido que atrae por su amistad y su don de gente.

‘Beto’ Daza Mojica casado con Margarita Morales Dangond y producto de esa unión tuvieron a: Lía Margarita, José Salvador, Ernesto, Ana María, María Teotiste (quien fuera mi esposa y madre de Juan Pablo y José Alberto, una gran mamá) y María Ángel Daza Morales. También tuvo con la señora Irma Vega, ya fallecida a José Alberto que es un profesional brillante con sede en Chile. José Salvador es un vivo retrato de su padre en todo: rectitud, honestidad, amistad, carisma y seriedad, todos ellos brillantes en su área profesional. Pa´ que más, de tal palo tal astilla.

Este recorrido que he hecho de este patriarca conservador y uno de los villanueveros más villanueveros que tiene la tierra bella, es con el halo de mis hijos Juan Pablo y José Alberto, que son sus nietos, como un reconocimiento a todo lo que vale y pesa como ser humano. ¡Así es y así será para siempre!