Los pueblos olvidados del Magdalena

Por Hernán Baquero Bracho

Ante un llamado del concejal de Chibolo, Juan Carlos Lacouture, quien es villanuevero, en el mes de marzo acompañamos al aspirante al Senado, Jaime Luis Lacouture Peñaloza, a una reunión de amigos, quien de una –con su sencillez y su espontaneidad– cayó muy bien a un sector mayoritario de Chibolo. Querían conocerlo y comprender cuál era su pensamiento y sus ideas en bien de los pueblos de la región Caribe. El más sorprendido fue Jaime Luis, por la acogida que tuvo en este pueblo del Magdalena. Pudo constatar de primera mano lo olvidado que se encuentran estos municipios del sur del Magdalena. Una vía destapada desde el corregimiento de Apure –que hace parte de Plato–, tomando la vía a la China –que es un corregimiento de Chibolo y es la tierra natal de la empresaria y esposa de Ismael Fernández Gámez, Demis Pacheco de Fernández– para llegar a Chibolo. A pesar de ser un municipio próspero en ganadería, está totalmente abandonado. La mayoría de las calles sin pavimentar y en un estado de postración que da grima. Hemos ido a este bello municipio en más de cuatro oportunidades y ya Jaime Luis juega como de local. En una de las visitas a Chibolo, también gracias a los buenos oficios de Juan Carlos Lacouture, vino a conocer a Jaime Luis, quien fuera la segunda votación de Plato en las pasadas elecciones a la Alcaldía: el ingeniero Alfonso Alfaro. De una hubo empatía entre el dirigente plateño con Jaime Luis, se trazaron derroteros y acompañamos a Plato al villanuevero, quien volvió a comprobar el abandono en que la clase dirigente del Magdalena tiene a estos pueblos que son prósperos en ganadería, que deberían ser municipios más desarrollados, pero la miopía de la dirigencia samaria los tiene y mantiene en el ostracismo. Lo manifestaba Jaime Luis que no entendía que Santa Marta tuviera todo el desarrollo turístico y de infraestructura y estos pueblos estuvieran tan abandonados. En el municipio de Guamal, también del Magdalena, lo acompañamos ante una invitación de una familia que goza de la simpatía de este pueblo. En una reunión también nutrida, Jaime Luis terminó jugando de local y como en los otros municipios hizo empatía con la comunidad de Guamal y constatando también el abandono en que la dirigencia del Magdalena tiene en el olvido y en el subdesarrollo a estos municipios. Vías en mal estado, casi intransitables y sus calles y carreras mayoritariamente sin pavimentar. ¡Qué tristeza! Otro de los municipios donde hemos acompañado a Jaime Luis es en El Difícil, hoy llamado Ariguaní, gracias a la invitación del exconcejal  Luis Manuel Ruiz y su esposa Erika. En una reunión con los campesinos de diferentes veredas, le manifestaban a Jaime Luis el estado de las vías, que son casi intransitables y le solicitaban que cuando estuviera en el Congreso mirara hacia esta región.