Luchar contra la inflación 1

Vale la pena recordar que cuando nos referimos a crecimiento económico y desarrollo sostenible, lo hacemos a la política económica. Que, aunque esta hace referencia a la estrategia que formulan los gobiernos para conducir la economía de los países con el fin de lograr o cambiar unos resultados económicos específicos, su principal lucha es contra la inflación.

Sin embargo, muchas personas tienen idea muy errada acerca de la inflación. Creen que atañe o su lucha debe ser un tema solo para economistas; opino que debemos involucrarnos ya que nos afecta a todos por igual. Así las cosas, solo sí se mantiene a su mínima expresión se logra un crecimiento económico duradero y se podrá reducir el desempleo.

Lo claro hasta el momento es que la inflación es un aumento continuo del nivel general de precios de una economía y al referirnos al nivel general de precios debemos afirmar que es el aumento general de estos. Mejor dicho, no es el aumento aislado del precio de uno o dos productos. Cuando unos suben y otros bajan producto de la oferta y la demanda o de cosecha, no se produce inflación. Por el contrario, es natural que esto ocurra en un modelo económico como el nuestro.

A primera vista, la inflación es un promedio y cada vez que la mayoría de los productos aumentan los precios de manera significativa se dice que hay inflación. Igualmente, para que se produzca no solo basta que los productos suban de precio, es necesario que haya un aumento generalizado del promedio de precios de la economía y esto ocurre si hay un aumento generalizado de la demanda.

Por ejemplo, si todos salimos a comprar el mismo producto, este inmediatamente sube el precio. Ahora bien, para medir el nivel general de precios de una economía, los economistas se inventaron el Índice de Precio al Consumidor –IPC–. De igual forma, en la mayoría de los países, la inflación se mide a través de las variaciones del IPC. En el nuestro esta tarea la hace el Dane que elabora un promedio ponderado de los precios.

Aun así, El IPC no tiene en cuenta el precio de todos los productos de la economía, lo hace a los principales que más consumen los hogares de estratos bajos del país. Sin duda, la inflación es mala para todos en especial los más pobres debido a que cuanto más sube, el salario mínimo cada día alcanza para comprar menos cosas.

Es aquí donde surge que la capacidad que tienen las personas para comprar productos con sus ingresos se denomina poder adquisitivo determinado por la cantidad de dinero con que cuentan. Sí la cantidad de dinero con que cuenta la persona –salario, por ejemplo– no aumenta y en cambio sí lo hace la inflación no podrá comprar la cantidad de cosas que antes compraba con ese dinero. Esto se traduce o quiere decir que las personas han perdido poder