Luis Guillermo Castro Burgos

Será difícil pasar por las instalaciones de la Casa de la Cultura de Maicao, debajo el palo de almendra donde en muchas oportunidades entre medio de risas y anécdotas de los personajes más representativos de Maicao, con Neldo Márquez y demás cultores, no recordar la voz pausada, y el temblor de las manos a consecuencia de la enfermedad de Parkinson, y la lentitud del caminar de Luis Guillermo Burgos Castro, a quien todos llamábamos profe Burgos.

Hoy como muchos maicaeros siento una tristeza al saber que se fue y nunca más lo volveré a ver caminando las calles o sentado en alguna banca de la plaza Simón Bolívar, a mi querido amigo el mismo que sin importarle el ardiente sol, tenía una sonrisa amable que brindar, y en sus temblorosas manos un cordial saludo que dar.

Qué tristeza me da, que a muchos personajes les dan reconocimientos post mortem y a otros nunca se les reconoce lo que en vida realizaron, como lo es el caso del profe Burgos,  quien organizó el barrio Donith Vergara y fue fundador del colegio Manuel Rosado Iguarán,  durante su vida escribió 11 libros donde describía su amor por La Guajira, haciendo  alusión a diferentes  lugares del Departamento; entre sus obras cuyo títulos reflejaban el sentido de pertenencia por el territorio guajiro están: ‘La historia de La Guajira’, ‘En la provincia de Padilla’, ‘Conozcamos a Dibulla’, ‘Conozcamos a Uribia’, ‘Padilla vida y pasión por el libertador’, ‘Luis Antonio Robles la rúbrica de la palabra’, ‘La cultura wayuú vista por los alijunas’.

El profe Burgos a través de su investigación hizo un valioso aporte junto al también desaparecido Manuel Tiller Palacio, a la fundación de la Academia de la historia de Maicao, ya que contaba con registros y evidencias fotográficas que pudo conseguir a través del tiempo sobre los personajes que hicieron parte del poblamiento del municipio fronterizo de Maicao.  

Sin duda es preciso resaltar que fue un gran amigo, ‘El Profe’ el consejero pero sobre todo el que en cuanto evento cultural que pudiese aportar o apoyar ahí estaba sin ningún interés, siempre entre sonrisa entre cortada diciendo “eso de celulares no es lo mismo no hay como leer con  olor a libro” es triste que debido a esta pandemia no se te pueda dar el homenaje que siempre te mereciste, ni el adiós que se merecen lo grandes personajes por todo lo que hiciste por Maicao, tus pasos lentos siempre serás recordados.