Luisa Bolaño

Luisa Isabel Bolaño Rodríguez, cien por ciento villanuevera, sinónimo de principio de trabajo, constancia, honestidad y solidaridad.

Nace un 12 de octubre de 1927, relacionista pública de manera innata, en todos los campos, de origen humilde derivaba su sustento y la ayuda económica de su compañero en la crianza de sus hijos de la comercialización de arepas en su punto de trabajo en el mercado público, sitio obligado a concurrir en horas de la madrugada, parranderos, deportistas, padres de familia, campesinos, madrugadores todos. En busca de las mejores arepas del mundo, ya que su clientela se extendía hasta el exterior del país, por su calidad en el sabor.

Haciendo uso de ese don innato de relacionarse, sin ser adinerada era ejemplo a mostrar en las letras de muchas canciones vallenatas, por tal razón, Rosendo Romero en su tema ‘Mañanitas Villanueveras’ con orgullo la menciona, igualmente, Daniel Celedón en su tema ‘Lavandera’, mienta a dos pilares del trabajo villanuevero, Luisa Bolaño y ‘Chila’ Molina.

Era tan grande su ejemplo de trabajo y constancia que son muy pocas las personas que como ella solo tengan un día de descanso al año en su jornada laboral, el viernes santos, que guardaba con rigurosidad religiosa, durante más de 40 años de labores, y en ese lapso de tiempo fueron muchas las personas asistidas en sus llamados de auxilios, algunas con el corazón a salirse del susto porque fueron atormentadas y seguidas por los aparatos del momento o el diablo como decían, cuando antes salían aparatos y la electricidad solo se prestaba hasta las 12 de la noche, el carrerón lo paraban en el mercado público su sitio de trabajo, donde ella le escuchaba su historia y le hacía su agüita de azúcar, que en aquel tiempo, era la cura de todo.

Igualmente, socorría a los conocidos o a los hijos de los conocidos en problemas, sobre todo en estado de embriaguez en situación desigual contra 4 o 5 contrincantes amanecidos, el socorrido era colocado en la esquina de su mesa de trabajo, lugar impenetrable y respetable por los peleadores por muy ebrios que estuvieran, no insistían en atacar al protegido.

Siempre fue un punto de referencia en el pueblo como lo ha sido la plaza principal o la ceiba de Villanueva.

Hoy sus descendientes tenemos como legado esa recomendación de confianza, aprecio y cariño, con solo hecho de decir según sea el caso, soy hijo, nieto o sobrino de Luisa Bolaño.

Y el señor Todopoderoso en cumplimiento de su palabra según Eclesiastés Cap 3. Vers 1. Que dice: “En el señor todo tiene su tiempo” un 16 de abril del 2002, decide a los 75 años de edad llevársela a su diestra, razón por la cual, el compositor vallenato José Cachete afirma en un paseo musical que hoy es el verdadero himno de Villanueva, merecedor del segundo puesto del festival ‘Cuna de Acordeones’, en su canción ‘Los Tiempos Cambian’ lo siguiente: “Solo que hoy no es Luisa Bolaño, la que va al mercado a hacer las arepuelas”.

Y Nosotros sus hijos aplicamos la obediencia a la palabra en Daniel Cap 4, Vers 35 que dice: “Él actúa según su voluntad, tanto en el cielo como en la tierra, no hay nadie que pueda oponerse a su poder, ni preguntarle por qué actúa como actúa, solo hay que obedecerle”. Paz en su tumba madre mía.