Mancel Martínez Durán (q.e.p.d.)

Por Normando Suárez Fernández

El 13 de agosto de 2020 se cumple un año del sorpresivo y repentino fallecimiento del bachiller Lopereno, médico, salubrista y epidemiólogo vallenato Mancel Martínez Duran. Nace en Valledupar el 19 de marzo de 1953. Sus padres: Claudio Martínez y María Durán. Fue uno de los más entusiastas promotor para la celebración el 17 de diciembre de las Bodas de Oro de su promoción en el emblemático Colegio Nacional Loperena.

Inicia en 1971 sus estudios de medicina en la Universidad Nacional de Colombia respondiendo a su vocación de servicio y compromiso con las poblaciones más vulnerables de su Valle querido.

A propósito del nuevo coronavirus, la pasión del médico social Mancel Enrique Martínez Durán por la epidemiología y la salud pública nació durante su internado en el Hospital Rosario Pumarejo de Valledupar, cuando fue testigo de un brote de fiebre amarilla en la Sierra Nevada, que cobró la vida de 14 personas. Este hecho le permitió confirmar la importancia de la investigación de campo epidemiológica, en atención a que, según su percepción, era un área de trabajo que no era de interés prioritario para los profesionales de la salud de aquella época.

Después de titulado como médico cirujano en 1979 ejerce su comprometida profesión en un consultorio popular en Bogotá y estuvo inicialmente vinculado al comienzo de los años 80 al Instituto Nacional de Salud en el área de Epidemiología.

Su sensibilidad social y vocación, lo llevó a seguir su formación de postgrado en esta línea sanitaria, graduándose como Magister en Salud Pública de la Universidad de Antioquia en 1981; luego, como Magíster en Epidemiología de la Universidad del Valle en 1992, y posteriormente, como Doctor (PhD) en Salud Pública de Atlantic International University en 2016. El 24 de julio de 1995 crea en la Fundación Universitaria Juan N. Corpas la Especialización en Epidemiología de Campo con José Eliseo Parra y Normando Suárez.

Bajo la comprometida dirección del docente Martínez Durán la especialidad que cumple sus bodas de plata ha formado cincuenta promociones con 880 graduados no sólo en Bogotá sino que el programa se descentralizó a Valledupar (en convenio con la Universidad Popular del Cesar a partir de 1999 hasta 2009), Cartagena, Santa Marta, Yopal, Arauca, Florencia y San José del Guaviare.

Su carrera profesional le permitió convertirse en uno de grandes referentes a nivel nacional en epidemiología de campo y en investigación en salud pública. Al principio de los años noventa creó el programa de entrenamiento en epidemiología de campo del Instituto Nacional de Salud, el primero en la historia nacional. Fue jefe de vigilancia epidemiológica y director encargado del Instituto Nacional de Salud entre los años 2016 – 2018.

docente, investigador, funcionario y solidario médico Máncel Enrique está fundamentada en una persona de una condición humana inmejorable. Fue ejemplo como hijo, hermano, paisano, esposo, padre, abuelo, profesor, tutor y familiar. Su mejor y mayor virtud fue la de ser siempre incondicional compañero y fraternal amigo. Su coherente vida y vigente obra invitan a preservar su legado, honra y guarda su memoria. En la coyuntura sanitaria actual, cuanta falta no está haciendo el epidemiólogo Mancel Martínez Durán para enfrentar esta pandemia. Que nos ayude con su intersección y luces a superar el Covid-19. Paz en su tumba.

Se invita el jueves 13 de agosto 2020 a las 5 p.m. a la Misa virtual de su Aniversario o “Cabo de Año” conectándose en el link https://www. facebook.com/parroquiasanjose.sogamoso.3

Hasta siempre, compadre hermano.