Me da miedo pensarlo

En Alemania para ingresar a las salas de espera de los transportes existen varias entradas con grandes colas, pero hay una que la utilizan los varaos, que no pagan y que permanece solitaria y pensé: qué tal en Colombia, el desastre, todo mundo picariando, metiéndose para no pagar.

Nada más fue que el gobierno, de buena fe y para ayudar a los necesitados, ordenara la reconexión del agua y prohibiera el corte de ella y la luz para que casi todo mundo dejara de pagar poniendo en aprietos a las respectivas empresas. Yo vivo en un conjunto residencial de clase media que se las tiran de muy, muy, y creo que todos pagamos los servicios, no me cabe en la cabeza que alguno adoptara la pícara actitud de no pagar. 

Hablando con el gerente de Emdupar, Nicolás Maestre, me manifestó la gran preocupación que tiene porque el dinero que están recibiendo es nada, la gente resolvió, pudiendo hacerlo, no pagar y la plata no alcanza para comprar los elementos de purificación del agua y nos quedamos sin servicios o bebemos agua cruda, con el riesgo de una epidemia diarreica encima de la pandemia que nos azota. Lo mismo la luz, sino se paga, no tienen con que comprarla, pero hago una apuesta de que la TV, el celular, internet si lo pagaron ya, porque Movistar, Claro y Tigo dan tijera rápido y de pronto también el gas.

Se imaginan esta vaina sin hielo, agua helada, abanicos y aire acondicionado encerrados, da miedo pensarlo, que tal esto sin nevera o congeladores, me aterra imaginarlo y que tal sin TV o radio y lo mismo pasaría con el gas si no se paga y sin luz, no queda otra, la leña o el carbón, así que preparémonos para buscar las astillas de Brasil o el negrito de guayacán. Da miedo pensarlo.

Se imaginan la tragedia que nos estamos buscando nada más por actuar como unos verdaderos pícaros. Vas a ver el noticiero o una película ¿cómo ño?, abres la nevera para tomarte un vaso de agua helada ¡la pistola!; te estás muriendo del calor y aprendes el abanico o el aire ¡ya, ahora si! y como última instancia resuelves bañarte y con qué agua, la comida cómo se va a hacer, no hay otra solución pollo asado, menudencias y consomé donde Goncha, en La Viña o almuerzos corrientes a muy buen precio en el Club Valledupar, además de un variado menú con rápido servicio a domicilio para todo el que quiera y los que consiguieron leña o carbón y con el chorrito de agua que les llega a cocinar arroz o yuca, malanga, plátanos y guineo bastante para comerlos en las tres balas con salchihuevos, queso, sardinas, salchichas o un pedacito de carne perdidos Mi Futuro a domicilio, lástima que El Patacón Pisao no esté en servicio. 

Ya ven al infierno que nos conduce picarear y no pagar pudiendo los servicios públicos. Reflexionemos y ayudemos a no empeorar este terrible momento que estamos viviendo.