Mi flaca bella

Definitivamente Villanueva, la tierra ‘Cuna de Acordeones’, pero también de intelectuales y de poetas, es fuente inagotable de inspiración de lo que constituye sus mujeres hermosas que se convierten en un filón rico en bellezas que enloquecen a cualquier mortal. De Villanueva han salido reinas en las diferentes facetas que han recorrido los vericuetos de esa estampa guajira y que han sido esculpidas por los mejores compositores de la música vallenata que tiene la tierra bella.

A mí me ha sucedido lo que le ocurrió a mi tocayo el laureado médico y compositor sanjuanero Hernán Urbina Joiro, cuando se inspiró de manera magistral con ese tema ‘Tu eres la reina’ que se ha convertido en una de las composiciones mejor referenciadas en el vallenato y que fue inmortalizada por el ídolo Diomedes Díaz Maestre y que todavía cualquier enamorado desprevenido la tararea de manera inmarcesible en sus cuitas de amor.

Pues si, a mí me está sucediendo lo mismo con una reina villanuevera, ejecutiva de las mejores que enloquece con su mirada y cuando uno la trata deja un aroma de sentimientos encontrados que como la mejor colonia queda impregnada en lo más profundo del alma y del corazón y es cuando viene a mi memoria, el primer estribillo de esa hermosa canción: “pueden haber más bella que tú/ habrá otra con más poder que tú/ pueden existir en este mundo pero eres la reina/ las hay con coronas de cristal y tienen todas las perlas del mar/ tal vez pero en mi corazón tu eres la reina/”.

Mi reina, que es la reina de mis sentimientos, que se ha convertido con el tiempo en mi mayor quimera de amor, quien es mi flaca bella, con un glamour que deja a más de uno absorto cuando con esa figura indiscutible que la caracteriza, es una mujer extraordinaria, espectacular en todos sus actuares, un ser humano de sueños y de realizaciones, una mujer exitosa, una madre ejemplar que ha dado cátedra de lucha y de esfuerzo en su trajinar y se siente uno ante su presencia subyugado ante tanta belleza, ante tanto glamour, ante tanto porte y elegancia y especialmente clase en su trato y en su amistad que lo envuelve a uno como si estuviera en el Olimpo y es cuando desciende de la inmortalidad para convertirse en mi reina, en la mujer más hermosa que ha dado Villanueva y vuelvo a la canción inmortal de Hernán Urbina Joiro: “Quiero que nunca olvides cuanto este hombre te quiere- y que deseo que algún día me cierres los ojos por mí-… Trata ser mientras se pueda conmigo feliz- solo se tiene la dicha un instante no más”.

Mi reina villanuevera, la reina de mi corazón es una mujer exuberante en su belleza, en donaire, cuando uno la ve llegar con ese caminar que enloquece cualquier alma mortal, se vuelve uno soñador y esa quimera de amor pareciera que se hiciera realidad cuando trato con ella: “Pueden haber más noble que tú/ habrá otra con más honor que tú/ pueden existir en esta vida, pero eres mi reina/ tú no pides nada por tu amor/ tú no quieres nada por tu amor/ y aunque en tu castillo nada tengas, tú eres la reina/”.

Mi reina villanuevera es una mujer fuera de serie, como hija yo diría que la mejor, que sentimientos el que despierta y que dulzura que emana de su corazón y de su nobleza, pero también que carácter el que la caracteriza en sus actuares. Ella es fuente de inspiración de este mortal y se encuentra en lo más recóndito del aposento de mi corazón y como el mejor rosal, su fragancia me llega a lo más profundo de mis sentimientos para decirte que siempre tú eres y serás mi reina.