Mi vieja Guajira 55 años de historia

A alguien se le ocurrió decir alguna vez que: “todo tiempo pasado fue mejor” y cuanta razón tuvo la persona. Inverosímil en 55 años de historia, no recordar hechos de la Vieja Guajira.

Hoy es casi que imposible, por ejemplo, no recordar a los colegas y amigos Jairo Romero Ojeda, periodista inquieto que muchos lo catalogaron un loco cuerdo; pues bien, ese díscolo inteligente y visionario fue creador y fundador de la ‘Serenata a La Guajira’ y a Eladio Narváez Jr. quienes juntos igualmente al también desaparecido Joaco Murgas hacían un programa radial deportivo de mucha audiencia al que Eladio le colocó por nombre: ‘Stadium’, ganándose el remoquete de ‘Los Goleadores de la Sintonía’ en Radio Almirante por allá por los años 82 -83. Como muchos proyectos, propuestas y porque no, los escandalosos chismes del Departamento surgen del congresito y de las jocosas conversaciones en las bancas del parque Padilla desde tiempos seculorum, hasta que la pandemia mermó esa costumbre.

Echando cháchara Jairo y Eladio tocaron el tema sobre los faltantes culturales en Riohacha y Jairo le manifiesta a su compañero de fórmula que sería ideal que la ciudad señorial y capital de la península tuviera una serenata como se hacía en Barranquilla, a Eladio le pareció súper espectacular la idea pero que se necesitaría mucho dinero para desarrollarla. Comenzaron a tirar cacumen y concluyeron que sólo una persona se le mediría a esa iniciativa emprendiendo la carrera hacia la famosa e histórica Calle Ancha a la esquina de Aguardiente Antioqueño propiedad de Ismael Arturo Henríquez Pinedo y distribuidor del licor. Don Ismael para todos, no dudó un instante dándole vía libre a la creatividad de Jairo y las ocurrencias de los dos amigos para el éxito de la primera serenata a Riohacha en el año 1982 un día 30 de junio para amanecer del 1º de julio fecha del cumpleaños de nuestra hermosa tierra y se realizó en la plaza del Parque Almirante Padilla. Don Ismael para darle grandeza al evento trajo una reina del Departamento de Antioquia, constituyéndose la serenata en el legado de Jairo Romero Ojeda a Riohacha y La Guajira. Lo que nació del comercio privado (Aguardiente Antioqueño) por muchos años patrocinador oficial, se convirtió en una institución gubernamental con el desfile de grandes conjuntos y artistas nacionales e internacionales y por supuesto, Jairo Romero Ojeda como su presentador oficial y su frase de entrada al espectáculo para no olvidar: “Que se abra el telón”.

Tristemente mi querido Jairo, la ‘Serenata’ se fue diluyendo en un explotar de juegos pirotécnicos, eso sí con conjuntos criollos de la región para engrandecer el espectáculo.

Pero la falta de institucionalidad, que llevó a la guajira como un barco a la deriva hizo que los guajiros, visitantes e hijos adoptivos fuesen perdiendo interés y sentido de pertenencia por lo que significa ‘La Serenata a nuestra tierra’.

Nuestra capital ha sufrido varios ataques: En 1596 Riohacha fue atacada por el pirata inglés Francis Drake cuando este se enteró de la calidad de sus perlas. Sin embargo ‘La bonanza marimbera’ es sin duda la época de épocas de La Guajira, su río de sangre llevó a que Riohacha durante tres años 77, 78 y 79, se quedara sin carnaval, por la inseguridad reinante, cobrando la vida de Piade símbolo de los Embarradores y salieron los intrépidos: mujeres y hombres a reanudar el carnaval en los años 80. Entre las “chachas” como dirían en la época estaban las mujeres de la Calle Ancha que conformaron la comparsa ‘Reviviendo el compañero de baile Jorge Mendoza’ y de esa misma comparsa salió otro amor para siempre, y es el de María Teresa y el ‘Tigre’ Zúñiga.
Surgen otros denodados de la época a incitar alegremente por la radio a retomar el carnaval con sentido de pertenencia por el programa que se convirtió en institucional por Radio Almirante, Carnavaleando: con las voces súper ultras herziánicas de Marbeluz Choles y Eladio Narváez. Que embriagante recordar a mi bella Guajira.