Miedo

Muchos dicen que es una simple gripa, que la malaria mata más personas al año, que la influenza es mucho más peligrosa, que el dengue es peor y está en nuestras casas, que no hay que alarmarse. Pero lo real, es que nos estamos enfrentando a algo nuevo, con factores que lo pueden hacer devastador por el fácil contagio y la rapidez con que se mueve, algo que nos puede afectar en demasía como ha ocurrido en Italia y España.

Causa mucho miedo lo que pueda generar el Covid-19, que ya pasa de 30 casos en Colombia. Vivimos en una sociedad que no acata reglas, con poca cultura sanitaria, desigual, que, en su mayoría, vive del día a día y de la economía informal, que se trasporta en sistemas colapsados como Transmilenio o informales como el mototaxismo en ciudades intermedias, ambos perfectos para la trasmisión del virus. A muchos colombianos les resultará complicado quedarse en casa, como hicieron en China, sin salir a conseguir el sustento y, si a esto, le sumamos un sistema de salud que se han robado varias veces y que está literalmente reventado, sabemos que no aguantará la menor carga de pacientes contagiados. Es así, a la mala, como nos toca darnos cuenta que con la corrupción no debemos mirar para otro lado, porque tarde o temprano nos afecta. Que falta nos va a hacer el hospital de Maicao, que se lo robaron, no quiero pensar en la comunidad wayuú cuando les llegue el Coronavirus, sin agua y sin atención del Estado. Pero falta otro componente que puede crear la tormenta perfecta, los migrantes venezolanos ya comenzaron a llegar, huyendo del régimen de Maduro, donde no se consigue ni una aspirina.

¿Qué va a pasar? Nadie sabe, pero si hay que tener claro que el nuevo Coronavirus, una pandemia global, envía un mensaje claro el mundo: Hay que parar, hay que hacer un ejercicio de encuentro con nosotros mismos y con quienes nos rodean, con nuestro medio ambiente, no todo es apariencia y hacer dinero, es necesario tomar un nuevo aire y recuperar el buen vivir, el sentido común, la solidaridad, la vida simple y el temor a Dios, vivimos momentos de incertidumbre, las noticias que llegan de Europa son duras, especialmente con las personas de la tercera edad, para quienes este nuevo virus es letal.

Cuesta, pero hay que confiar en el gobierno del presiente Iván Duque, está tomando medidas, aunque medio tardías, las está tomando; es importante que el presidente entienda que el principal canal de entrada son los vuelos de Europa y cerrarlos, para las clases en los colegios, hay que pensar más en la gente y no tanto en las bolsas, el dólar, el precio del petróleo, lo que viene es una crisis económica para todos, pero solo se solucionará con unión, si seguimos atacándonos con odios viscerales y manejando esos niveles de corrupción, el futuro de Colombia está enterrado y muchos jóvenes no podrán cumplir sus sueños, es hora de aterrizar y entender que la vida es efímera, que cambia en un segundo y a todos nos puede tocar. La buena noticia es que China contuvo el virus, Korea ya casi, y si ellos pudieron, nosotros también lo vamos a lograr. ¡Ánimo Colombia!