Ministerio del Deporte, ¿beneficia al deporte guajiro?

Con satisfacción recibimos la noticia de la creación del Ministerio del Deporte y la sanción presidencial el viernes 12 de julio de 2019, de la Ley 1967 que transforma a Coldeportes en la cartera ministerial número 18. El Gobierno tendrá un año a partir de hoy para abrir esta nueva cartera. Hecho histórico para el deporte colombiano, sobre todo a los deportistas que se encuentran en el proceso competitivo en el ciclo olímpico.

Con la anterior decisión, desaparece el Instituto Colombiano de la Juventud y el Deporte -Coldeportes- que nació como entidad descentralizada, adscrita al Ministerio de Educación Nacional. Coldeportes, creado el 6 de noviembre de 1968, el Consejo Nacional de la Juventud y en los últimos años, convertido en Departamento Administrativo del Deporte, la Recreación, la Actividad Física y el Aprovechamiento del Tiempo Libre.

Coldeportes, ha demostrado una capacidad de planificación y organización que han contribuido –junto con el trabajo del Comité Olímpico Colombiano– a que nuestro deporte haya obtenido sus más grandes éxitos. Entre otros, Los excelentes resultados obtenidos por la delegación Colombia en los Juegos Olímpicos, Londres 2012, donde se obtuvo 1 de oro, 3 de plata y 4 de bronce.

Posteriormente, los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro, Brasil 2016, quedarán en la memoria de millones de colombianos. Hasta ahora, ochos medallas alcanzadas (3 de oro, 2 de plata y 3 de bronce) igualan la cantidad obtenida en Londres 2012, pero las tres doradas marcan un hecho sin precedentes en el deporte Olímpico. Las 5 medallas de oro de Colombia a la fecha en estas justas deportivas han sido ganadas por los siguientes deportistas: María Isabel Urrutia (Sídney, 2000), Mariana Pajón (Londres, 2012), Óscar Figueroa (Río, 2016), Caterine Ibargüen (Río, 2016) y Mariana Pajón (Río, 2016). Para destacar, cuatro han sido ganadas por “mujeres guerreras” y la otra por un hombre. Además, Deportistas colombianos que ganaron dos medallas en Juegos Olímpicos: Helmut Bellingrodt (plata, Múnich-1972 y plata, Los Ángeles-1984), Jacqueline Rentería (bronce, Pekín-2008 y bronce, Londres-2012), Óscar Figueroa (plata, Londres-2012 y oro, Río-2016), Caterine Ibargüen (plata, Londres-2012 y oro, Río-2016) y Mariana Pajón (oro, Londres-2012 y oro, Río-2016).

Seguramente, las medallas obtenidas en las competencias del ciclo olímpico y la organización exitosa de eventos internacionales han fortalecido la convicción de que el deporte debe tener un estatus ministerial. Hoy, es una realidad. La pregunta del millón es, ¿en que se beneficia territorios como el de La Guajira con la entrada en rigor del Ministerio del Deporte?

Del ciclo Olímpico a La Guajira con sus deportistas, les ha ido regular. Digo eso, debido que a la fecha solo cuatro deportistas guajiros han tenido el honor de representarnos en las máximas justas olímpica orbital, ellos son: los maicaeros Simón Morales (Seoul Corea 1988, boxeo) y Anthony Zambrano, (Río 2016, atletismo), cotopricera (Riohacha), Katherine Medina Rodríguez (Río 2016, rugby) villanuevera Orianica Velázquez (Río 2016, fútbol).

Bienvenido el Ministerio del Deporte. Empero, que no sea solo para formar campeones, como seguramente muchos lo conciben, sino para incluir en las prioridades del Estado a la práctica deportiva como un factor determinante de desarrollo, cohesión social, convivencia pacífica, educación integral, en todo lo largo y ancho del país, y no como hasta ahora, diseñada para atender los deportistas de las urbes (Antioquia, Valle, Bogotá, Atlántico), entre otros.

Los grandes problemas sociales generadores de violencia, están en las periferias del país, sobre todo en los territorios como La Guajira, donde hasta ahora, cuando se creó el Departamento Administrativo del Deportes no tuvo ninguna injerencia en el desarrollo deportivo y me temo que igual suerte ocurrirá con el Ministerio del Deporte, si no hay un cambio en la política deportiva que, atienda a esta población. Antes que formar campeones, sirva para recuperar la maltrecha cohesión social y restaurar la convivencia pacífica, sobre todo en estos momentos difíciles por la que atraviesa la patria.

Adenda única: ojalá, el Ministerio del Deportes no termine convertido en una cuota burocrática de los dueños del poder y un nido de corrupción. Paro lo cual propongo que el ministro o ministra sea escogido de una terna postulada por la gente del deporte.