Mujeres maravillosas. Don de Dios y de nosotros

Mujeres, son ustedes la máxima expresión de la sociedad, la creación bella, perfecta de todo el paraíso y de forma perfecta fueron las creadoras mujeres de mis ensueños y todos los confines, creando en nosotros la dulzura con sus nobles y generosos corazones, por ustedes mujeres florecen los jardines y vibran armoniosos momentos maravillosos, eternos compromisos y son ustedes mujeres un canto de esperanza para cambiar al mundo haciéndolo más brillante con su ternura angelical.

En este su día, dándole nueva vida de amor y grandeza llena de espiritualidad, fe y confianza armoniosa a los hogares que son brillantes, excelsas y primorosas, valoremos con humildad los tesoros sublimes de las mujeres y pongamos en práctica este buen principio de perdón sinceridad que nadie pase a nuestro lado y sea mujer divina, como un diamante diamantino y sabio sin que en nosotros se sienta valorada y a veces embrujados por lo material, olvidamos que la vida es simple con esas diosas que construyen nuestros hogares, y que la felicidad está a la mano de cada una de las familias, valorando todo lo que tienen para hacernos muy felices todos los días del año.

Mujeres, oh mujeres, en este su día 8 de marzo de 2019, inclinamos la frente ante tan belleza moral, espiritual, social y con flores, canciones y melodías les deseamos un día esplendoroso, las queremos mucho y al cielo le pedimos junto a Dios la creación de esas hermosas mujeres y decirle perdónanos como el padre nuestro de cada día, siempre unidos en el amor de Cristo en nuestra sociedad. Por eso cuando cuidamos a mente y el alma sin ofenderla, disfrutamos de excelsas relaciones con ellas, y con salud sin ofensas cultivamos siempre el buen humor y acostumbrándonos a encontrar alegre y luminosas la existencia en el milagro de la vida por ellas, que nos mejoran el autoestima potenciando sus virtudes, perdonando de corazón, sacando en los hombres del alma, cerebro y del corazón el veneno del odio, la culpa del egoísmo o los resentimientos que muchas veces construimos en ellas por machistas, creando en nosotros los milagros de la vida, amando y ser amado.

En el día internacional de las mujeres, dejemos en generosos y dulces corazones huellas amables, en sus mentes una chispa amorosa de luz esperanzadora y en cada espacio muchas dosis de amor, respeto, abundancia de felicidad y no las juzguemos demasiado, que las juzgue Dios por encanto por nosotros, siempre serán maravillosas. Hoy vivamos con ellas eternamente felices, porque son un pozo de sabiduría y la vida huye en el instante fugaz menos esperado. Felicitaciones mujeres divinas, en nuestros corazones y para ellas finas atenciones todos los días de amor.