Mujeres siguen minoría en la Asamblea

Acabar con las Asambleas departamentales y reemplazarlas por la figura jurídica del constituyente de 1886 de los Consejo Administrativos, fue una iniciativa en su primer mandato del expresidente Álvaro Uribe, hoy senador. Las Asambleas representan la teoría de Maurice Duverger y John Locke, consolidan la tri-división de los poderes, estos entre otros son un escenario en que se conjugan los principios de la democracia participativa.

Los diputados están llamados a sensibilizarse frente a los problemas sociales bajo su competencia deben desempeñar un verdadero papel para el cual fueron elegidos y su rol no debe enmarcarse en el inicio y terminación de una coalición política sino, que deben iniciar, tramitar, proyectos de ordenanza que sustenten políticas públicas.

Los diputados recién electos deben retomar realmente sus funciones de coadministradores de no hacerlo, están a puertas de llegarle su cuarto de hora y en cualquier momento frente a una eventual Constituyente, podría revocársele el mandato y sus funciones las asumiría las Región Administrativa y de Planificación Especial –Rape–; hasta ahora, las Asambleas departamentales se están salvando de desaparecer debido que Regiones Administrativas y de Planificación no tienen la competencia de constituir circunscripción electoral especial dentro de la división político administrativa territorial. Si echamos un vistazo al rol que ha jugado la representación de las mujeres al interior de las corporaciones de elección popular para el caso de las Asambleas departamentales la ONU en su documento titulado: ‘Liderazgo y participación política’, describe “(…) las mujeres son a menudo líderes dinámicas promotoras del cambio su participación en la vida política, es fundamental para la gobernanza democrática. Sin embargo, todavía tienen mucho camino por recorrer para conseguir la igualdad de representación en puestos de poder y liderazgo”.

La participación, representación y resultado de su gestión de las mujeres en las Asambleas departamentales y en especial el caso de La Guajira, durante el periodo Constitucional 2016 – 2019, es mínima; en dicho periodo fueron elegidas diputadas María Peñaloza, Karina Navas y Astrid Ariza, de quienes no se conoce gestión ni mucho menos cuáles fueron los resultados, más allá de pertenecer a una coalición política que mínimo, les habrá arrojado algunos dividendos de tipo burocrático.

En las elecciones del 27 de octubre, las diputadas en La Guajira conservaron sus tres 3 curules así: Martha Lubo Palacio, Juana Gómez Bacci y Oriana Zambrano, con relación a esta ultima diputada, desde hace más de 8 años estaba pidiendo pista en el partido Conservador y de quien aspiramos desempeñará una buena labor presentando de su propia autoría proyectos de ordenanzas que conlleven a definir políticas públicas en beneficio de las poblaciones vulnerables.