Mujeres wayuú se levantaron a pedir respeto

Las mujeres wayuú reclamaron respeto y rechazaron la entrevista del humorista Fabio Zuleta Díaz, a un supuesto palabrero relacionado con ventas de mujeres wayuú, para efecto de relaciones sexuales, enfocada de manera morbosa y vulgar, que de hecho generó una fuerte tormenta con la divulgación del video pregrabado y difundido en redes sociales. “No hay mal que por bien no venga”, sabio adagio popular, un mal chiste puede terminar en el mejoramiento de relaciones, consideraciones y respeto en los núcleos étnicos familiar de casta wayuú. 

En la cultura indígena wayuú predomina el patriarcado, pero hoy en día las cosas han cambiado, con la voz y participación activa de la mujer, asumiendo liderazgo para defender culturas, derechos e intereses. La mujer está dejando de ser la sumisa, silenciosa y dejará de seguir siendo la esclava, dedicadas a parir y criar hijos sin controles, aceptar ofensas y maltratos de maridos y por último, cumplir órdenes y mandatos, sin consideración alguna. Las mujeres wayuú conquistarán el rescate moral de las que vienen siendo víctima, claro está, vendrán confortaciones internas, con los varones wayuú que dominan y no permitirán que los desplace un matriarcado. La cultura wayuú es como muchas culturas en América, Asia y África, donde los emparejamientos se comprometían y garantizan con donaciones, obsequios, prebenda, asignación denominada “dote” que aún persiste. El “dote” no es más que una venta simulada donde la mujer es un objeto negociable. El que la adquiere de esa forma ejerce derecho de propiedad privada, con potestad y dominio total sobre la mujer negociada. Es necesario velar y controlar la planificación familiar, prevenir las tratas de blancas, prostitución de jóvenes y la explotación servil de infantes por abandonos y desatenciones de los padres, circunstancias que de seguro liderarán las mujeres wayuú a través de organizaciones y nuevos tejidos culturales que asuman la arrienda defensora en diferencias de algunas costumbres y tradiciones, reparativas y sustitutivas. Varios paramilitares se ubicaron en diferentes lugares de la Alta Guajira, posesionándose comprando “india o chinita” como lo expresaban, colocando los familiares a sus servicios y los territorios, bases estratégicas para operaciones y fechorías criminal que no debería volver a repetirse por indignante y ofensiva. Fabio Zuleta reconoce que cometió un craso error y ha pedido disculpa pública por expresiones y comentarios, cómicos, aporreados de censuras, reproches y cuestionamientos mediáticos que se deben apreciar en compasión al linchamiento social recibido en equivocadas actuaciones del humorista, que lo marcaron para el resto de su vida.