Museo arqueológico

Por Azael de Jesús Ramírez

Hace muchos años tuve la gentileza de regalarle al municipio de Villanueva un museo arqueológico de mi propiedad.

Esta joya histórica y cultural se componía de más de mil piezas enteras y despedazadas en cerámica y en pedestal pertenecientes a la cultura ‘Chimila’ que pobló parte del Magdalena, Cesar y Guajira Sur en tiempos precolombinos.

Pero lo que más me duele es que el municipio no hizo aprecio de este gran regalo de excelente valor histórico, económico y cultural. Y para rematar, llega la guerrilla y coloca una bomba a la casa cultural y destruye casi todo lo que allí se encontraba.

Lo que más añoro y da lástima los veintipico de años haciendo excavaciones en Cesar y Guajira, rescatando esta milenaria cultura de las garras de la maquinaria agrícola que destruye todo, lo mismo de gente de la región que por ignorancia no aprecian lo que tienen.

De lo poco que quedó, los amigos de lo ajeno se llevaron el resto, tan solo una vitrina ubicada en un rincón del edificio cultural. En la administración municipal de la Dra. Claudia Gómez Ovalle le solicite por escrito a su secretario de Educación, José Dangon Soto, me cedieran las cerámicas de la vitrina y hasta la fecha estoy esperando la respuesta.

Lo mismo sucedió con la exdirectora del centro cultural Rosita Socarrás y el actual director Flavio Contreras Acosta, alegando que no podían regresarme las cerámicas porque estaban en inventario. En cambio, llegan unos desconocidos husmeando lo poco que había, pidieron las llaves de la vitrina, cambiaron las cerámicas milenarias por artesanías actualizadas y se dieron las de San Diego. Lo mismo sucedió en el museo arqueológico de la Academia de Historia de Valledupar.

En la actualidad estoy organizando un museo con Fósil de Dinosaurio de 65 millones de años de edad.

Lo mismo con una figura o fragmento de roca, especie de mapa con distintas fases de la tierra. Una colección de los diferentes minerales con que cuenta el municipio de Villanueva que se podían explotar. Así mismo una figura en cerámica de Reina, pertenecientes a la cultura ‘Itoto’ que pobló los municipios de Villanueva, Urumita y La Jagua del Pilar.

En esta ocasión ya tengo la experiencia de no donar mi trabajo por estar de bonachón con mis semejantes.