No todo lo que brilla es oro

Por Manuel Esteban Cuello Acosta

Dermatológico proselitismo nos da cuenta que, determinado producto aplicado en un cuerpo arrugado y protegido en su totalidad por costras defensivas se convierta en liso y derso con la suavidad de la seda.

Algo parecido ocurre con las alabanzas y las atribuidas a ciertas personas, idóneas para aspirar al Congreso, a la Asamblea, a la Gobernación, a la Alcaldía y a los honorables miembros del Concejo municipal, entre otros.

Insisto que para ser miembro de una corporación pública, a pesar de ostentar un grado profesional, requiere haber cursado y aprobado un curso de capacitación constitucional en la Escuela Superior de Administración Pública u otra entidad educativa acreditada.

El título de este artículo, nos enseña a ser cauteloso antes de tomar determinación alguna. También nos hace recordar en el titular cuando Sancho Panza es nombrado gobernador de la Ínsula Barataria y al pedirle consejos al Quijote este le contesta:

“Antes de tomar determinación alguna, recita Sancho, con paciencia, las 28 letras del alfabeto castellano”.

Tener los pies sobre la tierra”, significa actuar con precisión y firmeza. Trata de interpretar el artículo 41 de nuestra Constitución te será benéfico. Pon en prácticas las máximas, los adagios, los proverbios, y las sentencias, te serán de utilidad. Guardando las proporciones procuremos conservar el sitial de honor de nuestras buenas acciones y mantener el número uno en nuestro buen proceder.

El mundo está lleno de apariencias, de gratuitos oropeles, de dudas e incertidumbres y son muchas las veces que nos encontramos dentro de la realidad y no somos capaces de confirmar lo cierto y son muchas las ocasiones que le damos credibilidad a lo dudoso. Digamos que somos conocedores de algo, siempre que lo hayamos analizado e interpretado hasta llegar al meollo de la cuestión en estudio.

El significado de las palabras de suma importancia cada vez que hacemos uso de las mismas con certeza en pleno conocimiento de ellas. Toda vez que la ocasión del destino nos ha permitido representar la autoridad, el gobierno, ya sea éste de carácter ejecutivo, legislativo o judicial tratemos de hacerlo bien.

Cada vez que el ajedrez político nos ubica en una posición gubernativa en condición de gobernador o alcalde guardemos las observancias en el ejercicio de las facultades y atribuciones que requiere la ocasional oportunidad administrativa. Cada vez que nos toque dar legal interpretación a una cuestión para ser resuelta, consulta con el correspondiente artículo en nuestra Constitución. No olvidemos que de las tantas definiciones esta es una: “Ordenación de la razón, promulgada para el bien común por quien tiene a su cuidado la comunidad”. Tú que has considerado esa persona como idónea, proba y capaz para ejercer determinadas funciones de conformidad con el cargo encomendado, procura que tu pupilo o candidato para cualquier cargo electivo, tenga las siguientes cualidades y condiciones:

1. Ser colombiano de nacimiento o adopción.

2. Tener más de 25 años de edad.

3. Ser titular de cualquier profesión.

4. Haber ejercido con anterioridad otro cargo de igual o superior importancia.

5. Haber cursado y aprobado un curso de capacitación constitucional en la Escuela Superior de Administración Pública.

6. Si el cargo deseado tiene relación con la Ingeniería o con la Arquitectura éste debe ser desempeñado por un Ingeniero civil o un arquitecto.

Es de suma importancia aprender a conocer a las personas, tal como son durante el discurrir de nuestra existencia.

Una ligera apreciación da motivo a desvirtuar lo que es la realidad. Igual cosa nos acontece cuando amparado por una imaginada obsesión le atribuimos falsas cualidades y virtudes.