Nuevamente a ti reina

Villanueva y La Guajira poseen mujeres de exótica belleza, que siempre resplandecen por su hermosura y quedan para siempre reflejadas en el alma y en el corazón de cualquier mortal.

Son ellas, las que marcan siempre un glamour de porte y elegancia generando más de un suspiro. Suspiros del alma que se anidan en lo más recóndito de los sentimientos que lo vuelven a más de uno soñadores y poetas.

A mí me ha pasado con una mujer tan espectacular en belleza, que no solo es la física si no la espiritual. Ella es un manojo de buenos sentimientos, que en mi caso me he convertido en el más resplandeciente gladiador de una reina que enamora con su mirada y con su sonrisa, ahí si saca suspiros de ensoñación. Me ha vuelto tan soñador, primero me inspiré con la reina, luego la súper reina de mis sentimientos y hoy me atrevo a decir que es mi reina por siempre.

Ella, mi catira hermosa que contagia con su sonrisa y su don de gente, ha sido la más importante quimera de amor que ha llegado a mi vida, en los últimos años. Ella es elegante por fuera, pero más elegante por dentro donde los sentimientos se convierten en poesía y las expresiones llenan el corazón de un hombre soñador y es cuando un palpitar me hace vibrar como si estuviera en un examen de matemáticas de mi lejana primaria y una punzadita siento de solo oír su voz, de solo ver un chat, donde quisiera volar por las líneas del WhatsApp y expresarle todas mis cuitas de lo que vale y pesa en mi existencia.

Ella, mi catira hermosa, es y será para siempre mi reina, mi amiga que yo quiero, mis sentimientos hechos poesía y el palpitar de mi corazón de una mujer tan bella y tan noble que irradia los sentimientos más puros que cualquier mortal sería feliz de encontrar en esa quimera de amor que me ha vuelto soñador y de sentir la pasión pura y cristalina como el río de agua viva que desciende desde la montaña y cuando pasa por el frente, se siente ese fresco y esa paz que uno quisiera con la fe puesta en Dios, que fuera su compañera por los siglos de los siglos.