Ocho de marzo, más que flores y chocolates

El pasado 08 de marzo se conmemoró el Día Internacional de la Mujer, por cierto ¡felicidades a todas! En este artículo he querido hablar  respecto a esta fecha  y lo que se conmemora en ella.

En mi caso particular recuerdo que cuando estaba la época del colegio cada 08 de marzo era sinónimo de los compañeros de curso haciéndonos algunos detalles, flores, rosas y la canción mujeres de Ricardo Arjona que no faltaba, y aunque francamente estos detalles me parecen hermosos y llenos de lindas intenciones, lastimosamente en esta fecha poco se habla y se explica el verdadero motivo y sentido de ella, sorprende ver que son pocas las personas que tienen conocimiento del porqué de esta, más allá  de la explicación simple que meremos un día para ser homenajeadas, merecemos más que un día para ello: merecemos respeto, merecemos igualdad de derechos y oportunidades.

Esta fecha no nace de un sentido comercial,  es producto de una lucha ardua e  histórica de mujeres que llevó a las Naciones Unidas en el año 1957 a declarar el 08 de marzo como Día Internacional de la Mujer. En ella se  recogen algunos sucesos como el trágico incendio de la fábrica de confección de camisas Triangle Waist Co de Nueva York el 25 de marzo de 1911, en el cual murieron a causa del incendio   y de precarias condiciones laborales 129 trabajadoras, al año siguiente a comienzos de enero de 1912 en Lawrence Massachusetts, Estados Unidos, las obreras textiles iniciaron una huelga la cual llamaron “pan y rosas”,  “pan” para simbolizar los derechos laborales que exigían y “rosas” que simbolizaban las mejoras que querían en las condiciones de vida, esta huelga culminó  en marzo con una de las primeras victorias del movimiento obrero en Estados Unidos, pues se logró  la implementación de la jornada laboral reducida y aumento en los salarios.

Así  vemos que el 08 de marzo más que flores y chocolates es una fecha histórica que busca conmemorar la lucha de esas mujeres que alzaron la voz, de esas mujeres que pusieron un alto y que exigieron los derechos que como seres humanos deberíamos tener sin distinción de  nuestro sexo. A estas mujeres le debemos el que hoy podamos estudiar, el que hoy podamos hacer uso de nuestro derecho al voto entre muchas otras cosas, y aunque  hoy en día podamos gozar de estos derechos, hay que tener conciencia que la lucha sigue. Según la ONU una de cada tres mujeres recibe violencia física o sexual, más de 200.000 mujeres y niñas han sido sometidas a prácticas inhumanas como la mutilación genital femenina y alrededor del mundo se continúa luchando por igualdad de oportunidades y condiciones en el ámbito laboral.

Ahora es el momento de nuestra generación de alzar la voz y de seguir luchando por un mundo equitativo y lleno de oportunidades y condiciones para las mujeres, cada año  que pasa el 08 de marzo se convierte en una fecha para unir fuerzas y gritarle al mundo que merecemos respeto, que merecemos vivir, que merecemos salir de casa sin temor a no volver, que merecemos soñar en grande sin que nuestro genero nos limite.