Ojalá que no suceda

En varias columnas promocioné, defendí y aplaudí la candidatura del ‘Mello’ a la Alcaldía, con la convicción de que con el favor de Dios iba a ganar y ganó, pues él no podía premiar a quien por espacio de 4 años lo había olvidado e irrespetado, y si no que lo diga el Ecce Homo, a quien no miró y permitió que su monumento se convirtiera en un chiquero de chivos y cabras. Ernesto Orozco fue y es un buen candidato y magnifica persona y fue el pagano, a él el electorado le cobró los platos que otros rompieron.

Bueno, ganó el ‘Mello’, se posesionó y nombró su gabinete y con él aspira a enderezar este barco que iba a la deriva “llevado” por el desorden, inseguridad, desempleo y corrupción; todos sus integrantes son profesionales jóvenes, con ganas de trabajar y triunfar y estoy seguro que el que no dé la talla, se va, ojalá que eso no suceda.

Fue justo, acertado y agradecido con todos los que lo ayudaron y a nadie dejó por fuera, pero entre todos deseo destacar la designación de Carlos José Liñán Pitre al frente de la Casa de la Cultura, que ha sido bien recibida y aplaudida en todas partes, especialmente en redes sociales, donde ha sido objeto de un plebiscito de felicitaciones.

No sabía que la Casa de la Cultura era una apéndice de la Secretaría de Educación, situación incómoda que limita el buen funcionamiento de esa dependencia y desde ya Liñán, de acuerdo con el alcalde, deben iniciar gestiones para la creación de la Secretaría de Cultura y Turismo, pues el petróleo, gas, carbón y todo lo concerniente a minería, a quienes tanto tenemos que agradecer se acaban y solamente nos queda la industria de la chimenea sin humo, nuestro folclor y la cultura que dé la mano con la agricultura tecnificada serán la salvación de esta región.

Hasta ahora todo ha sido para los jóvenes, falta la nueva junta directiva de Emdupar que nombrará su gerente, que a mi modo de ver debe tener experiencia, moral y honradez, y creo que le llegó la hora a la madurez, vejez o tercera edad, y con respeto voy a sugerir estos nombres: José Maya Martínez, William Fuentes Lacouture, Alfonso Monsalvo Riveira, Augusto Aponte Martínez, Jorge Luis Oñate Martínez, Ricardo Gutiérrez Gutiérrez, Fausto Cotes Núñez, Víctor Aroca Saad y Omaira Herrera Miranda, todos triunfadores en su vida pública y privada y la mayoría con ganas públicas de ser alcalde de esta ciudad y si eso desean que sacrifiquen un poco su tranquilidad y comiencen a servirle al municipio.

Soñando y pensando con el corazón, me gustaría ser otra vez miembro de la junta de Emdupar para seguirle sirviendo a este valle de mis amores.