Once años de Diario del Norte

El periodista y abogado villanuevero Ismael Darío Fernández Gámez construyó un futuro al plasmar su sueño de proyectar un diario que circulara de manera continua para tener informados a todos los habitantes de La Guajira. Allí en ese sueño se plasmó Diario del Norte que el miércoles 1° de julio llegó felizmente a sus once años de circulación. Periódico que ha revolucionado el periodismo guajiro de la mano de Ismael, en coordinación con su esposa la riohachera Demis Pacheco de Fernández, de su directora de Noticias, la experimentada periodista manaurera Betty Martínez, de un selecto equipo de periodistas de las nuevas generaciones de las comunicaciones guajiras y de un amplio grupo de columnistas que generamos opinión para La Guajira y la región Caribe.

Recuerdo como si fuera ayer que Diario del Norte inicialmente circuló de manera virtual y el suscrito tuvo el honor de ser uno de los primeros columnistas que comenzó a opinar para sus lectores a través del sistema NET y hoy continúo con el mismo entusiasmo, el mismo profesionalismo y la misma brega en esta casa que enaltece al periodismo guaji ro. Recuerdo también como si fuera ayer cuando Diario del Norte llegó a sus primeros cien días e Ismael me delegó para expresar unas palabras en La Casa de la Cultura de Villanueva.

Diario del Norte hoy por hoy es el periódico más leído en el departamento de La Guajira, así como en Santa Marta y Barranquilla les llega bien temprano a ese gran puñado de paisanos residentes en estas dos grandes ciudades. Impreso por Gámez Editores de propiedad de su director general Ismael Fernández Gámez, se imprime en Barranquilla con las mejores maquinas Offset importadas de España y Alemania con la última tecnología.

Diario del Norte se convirtió en una necesidad sentida de las comunicaciones guajiras y en una actualización de las noticias del día a día, ya que antes esas noticias nos llegaban como refritos periodísticos de noticias que ya habían sucedido con días de anticipación. Diario del Norte le dio vida al periodismo guajiro. Sus noticias llegan de manera puntual, precisa y oportuna a la península y los sucesos e informes que allí contienen se generan de la manera más imparcial, objetiva y eficaz para cumplir con las normas que exige el verdadero periodismo en su redacción, en su entrega y fija también posiciones a través de sus editoriales donde Diario del Norte asume riesgos en bien de la comunidad guajira.

Diario del Norte ha tenido en estos once años de historia el objetivo de orientar a la opinión pública, dentro del marco previsto de la constitución y las leyes. Desarrolla su misión en ejercicio de la libertad de prensa, cuya vigencia inalterable es exigida y defendida por el diario, dentro del marco institucional democrático y en acatamiento a las autoridades debidamente constituidas.

Diario del Norte se ha convertido en creador de estímulos intelectuales y transmisor de hechos y de ideas y por ello está obligado con la sociedad a manejar correctamente y con responsabilidad la poderosa herramienta del idioma, y a no transigir ante quienes, por cualquier razón, predican y practican la doctrina de que lo importante de la comunicación es decir las cosas sin importar el cómo.

Algunos creen ver en este concepto la expresión de una nueva forma de colonialismo. Quizás tengan razón, si se considera que un pueblo sin entidad está a merced de otros pueblos y en grave peligro de extinción.

Para fortuna esto no sucede en nuestro departamento. Diario del Norte se ha convertido también en la fuente de información para los colegas de otros medios de comunicación leídos y escritos, así como prueba fehaciente en el transcurrir de los hechos y costumbres que ocurren en el día a día en la península guajira.

Felicitaciones a Diario del Norte en sus once años de existencia y un aplauso sonoro a Ismael Fernández Gámez, a su esposa Demis y a sus hijas, su equipo de colaboradores por este gran sueño hecho realidad y continúen en la misma brega y con la misma imparcialidad que le ha imprimido en estos diez años de historia. ¡Que así sea!