Pensar fuera de la caja es la solución

Por Nasser Obando Daes

En estos momentos no quiero estar en los zapatos de la presidenta de Cerrejón ni en los del presidente de Sintracarbón, sindicato mayoritario de Cerrejón. Se está negociando una nueva Convención Colectiva de trabajo, por haberse terminado la vigencia de la última que se prorrogó hasta el 30 de junio de 2020 y no se ha logrado acuerdo, la negociación está en etapa de pre-huelga, con muchos visos de llegar a ella.

El mercado natural del carbón de Cerrejón es Europa y este continente ha impulsado el no uso de carbón térmico para producir energía, buscando reducir el daño ambiental que el uso del carbón genera, lo que obviamente hace que se disminuyan los compradores, llevando a la organización a manejar flujos de caja negativos en el año 2019 y en lo transcurrido del 2020. La compañía en aras de poder continuar con la operación en un mercado adverso y en decadencia, quiere hacer un cambio de turno, lo que le permitiría obtener ahorros importantes que ayudarían a la sostenibilidad de la misma. ¿Hasta cuándo? No es momento de profetizar sobre este tema, aunque algunos dirían que sería prolongar la agonía; claro que daría tiempo a todos los involucrados para continuar buscando cómo o con que se puede reemplazar a Cerrejón cuando esta compañía no esté. El cambio de turno no está incluido en el pliego de peticiones, pero es el mayor detonante de la huelga; todos los empleados están acostumbrados a un turno que en realidad es cómodo, pero que, de continuar con él, seguramente Cerrejón tendrá que cerrar antes que termine el contrato que tiene con la nación. Quiero recordar a todos que el turno propuesto por Cerrejón es el mismo que usan otras minas, Drummond, por ejemplo, lo ha estado usando desde que inició sus operaciones hace más de 20 años, y sus empleados no se quejan, que yo sepa; y a todo uno se acostumbra, estoy seguro que quienes deban hacerlo, se acostumbrarán, porque ¡vale la pena! Los empleados han votado la huelga y seguramente la harán, ya que sienten que se les está quitando algo. Aunque para este caso es necesario ver el contexto en su conjunto. Esta vez la huelga seguramente será de larga duración y que como han dicho muchos, hará, como sucedió en la huelga pasada, que todos pierdan, incluyendo otras regiones del país que también se benefician de las regalías del Cerrejón. Si esto es así, ¿por qué permitir que pase? Creo que hay que dejar de lado algunas prácticas de negociación que perjudican en vez de ayudar y pensar fuera de la caja, para lograr soluciones que permitan lo que todos quieren, o lo que yo creo que todos quieren, continuar operando y tener un empleo que de verdad es muy digno. Normalmente en pasadas negociaciones Cerrejón tenía muchos contratos de venta lo que generaba presión a los dueños por el cumplimiento de estos, hoy, entiendo, no se ha logrado vender ni el 50% de lo planeado para el año 2020, que entre otras cosas está que se termina, que, de ser así, la empresa no tendría, en mi opinión, mucha presión por sus clientes… El problema es que se acaba el tiempo para lograr acuerdos; me imagino que entre el sindicato y la empresa se están dando reuniones buscando encontrar soluciones que ayuden a lograr caminos que aporten a la sostenibilidad de Cerrejón. Opino que en las negociaciones debe existir la capacidad de ceder en aras del bien colectivo, invito a las partes a revisar qué se puede hacer para no llegar a la huelga, se me ocurren varias cosas, pero estoy seguro que expresarlas generaría muchos rechazos y discusiones, ya que los humanos solo queremos ganar cuando negociamos y en ocasiones, como lo es esta, no ganar puede ser la mejor solución. Vale la pena recordar el significado que tiene y ha tenido el Cerrejón para La Guajira y los guajiros; yo que he estado vinculado a Cerrejón, y a esta región toda mi vida, puedo dar fe de los beneficios que esta compañía ha traído en muchos aspectos. No reconocerlo es imposible. Doy gracias a Dios por haber trabajado con la mina por más de 35 años, son muchos los beneficios que para mí y para mi familia trajo mi vinculación con Cerrejón. Siempre mis agradecimientos a Cerrejón por ser una maravillosa empresa.