Pobreza, empleo, educación

Empleo, pobreza y educación en nuestra región Caribe, son factores vitales que deben contenerse en una estrategia para estructurar superiores desarrollos del mediano al largo plazo, conjuntando políticas que consoliden un avance sostenido social y económico, en la urgencia de elevar los índices de progreso y consolidarlos a estadios de importancia, además de tener en cuenta y agenda redistribución del ingreso, descentralización y participación popular, superior integración física, económica, social y política en todos los órdenes; mayor y más adecuada atención a la población dispersa, fortalecer los centros de crecimiento y servicios, articulado lo cual a un compendio multisectorial de políticas con sus respectivos programas.

Respecto al combate contra la pobreza, afectada por la falta de una economía más dinamizada, debe la inversión convertirse en un incremento positivo y productivo en el entendido que todo progreso en lo educativo, aprendizaje laboral, sector salud, redundan positivamente en el mercado del trabajo y beneficio de la población, que acompañada en su crecimiento por una política nutricional adecuada y atención médica, posibilita el incremento de su productividad.

De la misma manera, ayudan infraestructura social y sus servicios en regiones rezagadas, lo que además actúa como factor de contención de población en dichas áreas; a lo que sumarse deben medidas de seguridad social y establecerse fuentes de trabajo como complemento de estos sectores y medio adecuado donde se desenvuelvan mejor las actividades prioritarias.

En lo laboral, creación de fuentes de trabajo y crecimiento económico están relacionados, por lo que las políticas de carácter económico inciden en empleo. En esto, importa en alto grado una coherente política de empleo y trabajo productivo, impulsar e incentivar inversiones públicas y privadas, materializar proyectos intensivos de mano de obra, poner especial énfasis en la industria de la construcción, fortalecer el turismo y actividades conexas, como la artesanía; potenciar en las áreas rurales grado y cantidad de trabajo productivo con obras de infraestructura; lo mismo que organizando sistemas de mercadeo y técnicas de explotación que crezcan la productividad del sector; y, la capacitación laboral con acciones de formación en esas áreas a la mujer campesina dado su factor multiplicador hacia sus hijos, implementar medios audiovisuales en enseñanza y capacitación; adelantar estudios sobre aplicación de tecnología moderna a recursos y materias primas propias del entorno en sectores agrícolas y de construcción; proceso en los que la presencia de los aspectos institucionales son fundamental.