Presidente Duque, Colombia lo apoya, adelante

No es fácil cuando no se quiere y muy fácil cuando se quiere, entender las acertadas decisiones del presidente Iván Duque, cuando hay que defender la vida para no perderla, sino nos pica el aterrador bicho ese, pero también hay que defender la economía del país, para evitar la tenderete de muertos por física hambre o que los que no tienen nada se amotinen y salgan a la calle, orientados por seres criminales, a saquear, robar y matar acosados por el hambre, especialmente de sus hijos pequeños, que no saben de excusas, sino que cuando lloran lo que hay es que darles comida o de no, no se callan. Eso es terrible me aterra pensarlo, yo en ese caso no lo dudaría, saldría a hacer lo que fuera, pero gresaba con algo para salvarlos de la muerte, no ya por el hp ese, sino del hambre.

Por eso hay que entender, sin pasiones, por encima de ambiciones y aspiraciones futuras que Iván Duque, que ante la faz del mundo y de su país lo está haciendo bien y recibe aplausos y reconocimientos, no hace otra cosa con sus decisiones, no unilaterales, sino consultadas, analizadas y requete estudiadas por su magnífico equipo de colaboradores, está lleno de buena fe y su ánimo con la ayuda de Dios, es proteger la vida y tranquilidad de sus coterráneos, para que la maldita vaina esa no nos joda, al menos a mi que con 80 encima voy pal cajón, pero también tiene que prever que la inmensa mayoría necesita trabajar para ganar, al menos con qué comer, por que los recursos que hasta ahora con afanes y angustias han llegado, se agotan y entonces el remedio va a ser peor que la enfermedad. 

Por eso me causa molestia e indignación que la oposición política, con sus jefes Petro, la alcaldesa de Bogota y todos sin excepción, aprovechen el populismo, la demagogia y enardecidos traten de sacar buenos dividendos electorales echándole más leña a la candela y avivándola con gasolina cuando lo que deben de hacer, por el momento es ser solidarios y en una causa común, como está pasando en muchos países con nuestro, de todos, de ellos también, presidente que en un limpio debate les ganó, no venció, porque no es el momento de vencedores y derrotados, ayudarlo a sacar a Colombia adelante en el peor momento, que yo recuerde, hemos tenido. No estamos para guerra 
ni golpes bajos, la necesidad exige prudencia, solidaridad extrema, paz y mucho amor para encontrar el camino ancho y luminoso que siempre hay al final del oscuro túnel.

Ejemplar la actitud asumida por todos los colombianos que han podido para proteger y ayudar a los más necesitados, admirable los esfuerzos que hace nuestro presidente para salir adelante preservando la vida por encima de todo, pero también tratando de darle sustento y vida a su país, porque cómo se puede vivir en un país sin vida, muerto.