Primero lo primero

La necesidad y escases del agua repuntan en nuestro planeta, nos están ganando la batalla a pasos agigantados, por esta causa nunca dejo de pensar en el buen o mal actuar de nuestros mandatarios, sean locales o de alto rango, especialmente me refiero a la alcaldesa de mi tierra natal El Molino, se ve que no deja de sacar cuentas, al parecer, le es más rentable hacer contratos y arreglos de vías que no son tan necesarias pero muy lucrativas por la gran cantidad de cemento que se funde y muy poco favorece a la población. Vemos como un gran elefante blanco la gran cantidad de dinero que se destinó para arreglar y pavimentar el camino de la vereda Las Ilusiones, donde favorece a pocos finqueros pero si muchísimo al dueño de la finca Las Ilusiones, buen aguinaldo para este señor que no se conoce en lo más mínimo y no favorece de ningún modo a El Molino.

Sin ofender a nadie no me explico la falta de asesoría u orientación que hizo falta para ver en realidad los verdaderos problemas que nos están haciendo daño, como todo mal tiene su remedio, a este también le buscaremos respuesta.

Siguiendo el tema de lo primero es lo primero, la bocatoma de nuestro acueducto se encuentra situada antes del primer cruce del río que se llama San Vicente, escasamente nos llega una pequeña cantidad de agua que no surte totalmente a nuestras necesidades, pero lo más grave es la porquería que el pueblo se toma, todos los fines de semana y festivos llegan una gran cantidad de gente a bañarse, preparar comida e incluso lavan pequeñas porciones de ropa, dejándonos un mal recuerdo que no desearíamos llegara nunca, toda la basura  y demás cosas indeseables son arrastradas por el río hasta la famosa bocatoma. A nosotros los usuarios nos toca tomarnos este líquido muy contaminado, cargado de jabón y muchas cosas más.

Se nota a gran distancia la ausencia total de la ley para controlar este problema, el pueblo cuesta abajo sufriendo las calamidades sin ningún doliente que lo auxilie.

No le es tan difícil a nuestra mandataria y su gran equipo colaborador tomar una decisión y seguir el camino hacia la Serranía del Perijá, cruzar el río cuatro veces iniciando en San Vicente para seguir con los pasos: Paso Ancho, La Culebra, Casiquillo, después de pasar la famosa finca Los Barriales, llegamos finalmente al paso de La Sabana, donde el agua limpia y muy abundante, sobre todo libre de toda contaminación.

De este mencionado paso subimos aproximadamente unos 200 mts y encontramos el lugar estratégico para iniciar la obra de esta bocatoma, esta se encuentra situada en la finca Los Laureles.

El tramo de conducción es bastante largo, mide aproximadamente de cinco a seis kilómetros, vale la pena hacer un gran esfuerzo para iniciar esta obra y se puede hacer en varias etapas, lo importante es tener ganas de dejar huella imborrable para toda la vida, esperamos se haga ver como una verdadera molinera de cepa y ponga la primera piedra a este gran proyecto que nos será de gran utilidad.

Señora alcaldesa María Isabel Zabaleta Quintero piense enserio y con gran sinceridad proyectando el inicio de esta obra que estamos necesitando, Dios y el pueblo le agradecerán.