Prodeco dejó el pelero

En nuestra región, cuando alguien arranca como loco dejando engrapado a otro o se da a la fuga por algún problema, decimos: dejó el pelero; exactamente eso acaba de hacer la multinacional Prodeco con el Cesar, afectando a más de 1200 empleados directos y otros 4.000 indirectos. Pero más allá de la decisión, poco solidaria con la región que tanto le dio en tiempos pasados, lo que hay que ver es lo que se viene para el Cesar y La Guajira, departamentos que le apostaron todo a la minería y hoy después de 30 años de extracción, dejan serias afectaciones al medio ambiente y un alto impacto social, el tal desarrollo que decían no se vio, pasó exactamente como en otros lugares del mundo donde la minería de carbón a gran escala lo único que ha dejado son problemas.

Como si fuera poco, para colmo, las pocas regalías las despilfarró una generación de políticos corruptos en obras faraónicas, estadios inconclusos como el de Valledupar que se convirtió en un monumento a la corrupción, 56.000, millones y ahora quieren meterle 8.000 más. En Barrancas, en las fiestas del Carbón, gastaban hasta 300 millones por artista en concierto. En Chiriguaná, le invirtieron 50.000 millones al acueducto y aún no hay agua. En La Jagua de Ibérico construyeron megaparques que hoy están abandonados.

En Becerril hicieron una plaza para 30.000 personas y el municipio solo tiene 18.000. No invirtieron en vías terciarias para impulsar el campo; no desarrollaron un modelo agroindustrial ni enfocaron recursos en educación. Tampoco lograron consolidar un proyecto de encadenamiento turístico, ni apoyaron a la mediana empresa. Lo poco que construyeron, lo hicieron a la loca. En fin, un festín que le va a pesar a los dos departamentos y a su gente porque ahora lo que viene es una crisis por los efectos de la pandemia que terminará también por afectar a las dos empresas que quedan.

Cerrejón pasa por una quiebra monumental que la hace insostenible en el mediano plazo, la están vendiendo por lo que le den y, ni así, sale comprador. Drummond que hizo grandes inversiones está tratando de recuperar algo antes del desastre, porque el mercado cada día se hace insostenible, hacia dónde está girando el mundo con las energías amigables y con la llegada de Joe Biden quien tiene en su agenda reducir los combustibles fósiles en EE.UU. y promoverlo a nivel global.

Aunque insistan en negarlo vienen más recortes y peores noticias y lo más triste es que ambos departamentos no se prepararon ¿Qué hacer? Analizar otras opciones y que el Gobierno nacional se apropie de la problemática para enfocarse en las potencialidades de la región y, así, proyectar una ruta de inversión robusta.