Profesionales en psicología y sistemas, requieren la educación

La educación integral no es solo académica, también necesita de apoyo técnico y profesional complementario, para garantizar un mínimo de estabilidad adecuada a las tecnologías contemporáneas. La vinculación de psicólogos, técnicos e ingenieros de sistema, en los programas de educación, niveles: prescolar, primaria, bachilleratos y especial, es indispensable para la atención de asuntos globales y particulares, en planteles educativo. Así como se ha resuelto presupuesto, para cubrir los gastos de alimentación y transporte escolar. También se dispongan los recursos en el presupuesto nacional, para que vinculen en propiedad u ocasionalmente por contratos, a profesionales y técnicos, en sistema y psicología, en por lo menos, uno de cada uno, por colegio o sobre determinados números de estudiante.

Las clases virtuales en cuarentena han sido todo un despelote. Carencia de medios, apoyo y asesoría operativa, sobre la metodología y plataforma del sistema, atormentando y enloqueciendo a profesores, estudiantes y padres de familia. Problemas de imagen, audios y demás, agotaron la paciencia, por falta de orientaciones de muchas personas desprevenidas de utilizar virtualidad con llegada de la tormenta, pandemia del Covid-19, que no ha todos nos ha puesto a cambiar, costumbres y hábitos tradicionales que muchos tendrán primero que aprenderla, para luego entenderla e interactuar.

La virtualidad cogió a todos con los calzones abajo, de ahí deduzca la efectividad o deficiencia en la captación y comprensión de enseñanzas y aprendizajes. Pero no hay mal que por bien no venga y los golpes también enseñan. Es imprescindible adoptar e implementar plataformas del Ministerio de Educación para el uso y servicio común de estudiantes en la educación pública de manera gratuita, ya que en esta cuarentena les ha tocado recargar celulares, tablet y computadores. Si no tienen datos disponibles, “nanay cuca”. No hay sistema. Gastos para los padres de familias en tiempo de crisis económica, por causa de prevención en salud. Después de la tempestad y tragedias vuelve la calma. La virtualidad se impone como necesidad competitiva y actualizada en la educación moderna y contemporánea, no da más espera para que la educación siga obsoleta y descontinuada.

Los psicólogos son los profesionales que se ocupan de atender y resolver trastornos y comportamientos mentales, tales como emociones, sensaciones, percepciones, depresiones, estrés y una serie de conductas que recaen sobre algunas personas que requieren de tratamientos terapéuticos de profesionales en forma particularizada interna y externamente de los planteles educativos. Los psicólogos han sido ignorados, cuando son de muchas utilidades en servicios complementarios y apoyo en las atenciones de niños, adultos, enfermos, recluidos en cárceles, hogares, lugares de trabajo, Bienestar Familiar, ancianatos y en fin, en todo lo que tenga que ver con las relaciones humanas compartidas.

Vivimos una sociedad, convulsionada, alterada, conmocionada, desestimulada, abandonada y violenta que necesita de orientaciones urgente para protección, motivación y estimulo. Estamos a la deriva o buenas de Dios, azotado por la inseguridad, el egoísmo y la mala fe; bandeando de crisis en crisis en familia, comunidades, sociedad, educación, salud, entidades públicas, privadas y espacios públicos. Vivimos en una sociedad enferma, en medio de corrupción y delincuencia, haciendo de la suya, sin controles y de manera intimidante. 

¿Cómo quedaremos después de las continuadas cuarentenas, por motivo de protección del coronavirus? Trastornados por los encierros, limitaciones y padecimientos comunes, sin remedios y resignación; sobrellevando el tiempo de manera pesimista unos por la fea circunstancia por la que pasan, y optimista otros por lo bueno que esperan, después de la descontaminación y erradicación del Covid-19, soñando despierto.

Los problemas sociales como violaciones, bullyning, acosos, embarazos prematuros o no deseados, desánimos y disertaciones, se neutraliza con el apoyo de profesionales en psicología, de ahí la necesidad de crear los cargos para vinculación a la educación.