Protejamos a los médicos que prestan servicio en La Guajira

Cuando a nivel nacional el senador David Barguil Assis ha planteado con suficiente carácter que: “¿Dónde están las ARL en estos momentos que mueren nuestros médicos?, o cuando el representante a la Cámara, Juan Manuel Daza Iguarán, requirió a la Superintendencia Nacional de Salud para que exija a las ARL que entreguen elementos de protección a los profesionales de la salud, atendiendo que es la obligación de estas ante el inminente riesgo que están enfrentando; en buena hora se han hecho estos pronunciamientos en medio de esta crisis de salud pública, en la que somos vulnerables todos y en especial los médicos, enfermeros y demás personal del sector salud; sin olvidar que en cumplimiento de su juramento hipocrático los médicos no han tenido tregua en esta pandemia.

Hoy mi voz es especialmente por los de mi región, porque pese a que actualmente en las nuestra cifra es alentadora, a este riesgo cercano no escapan los profesionales y auxiliares de la salud en el departamento de La Guajira. 

El Gobierno nacional ha declarado el virus como enfermedad de tipo ocupacional para los trabajadores del área de la salud, por estar expuestos durante el ejercicio de su labor al cuidado de pacientes contagiados en clínicas, hospitales y centros de salud, los cuales son sus lugares de trabajo.

Lo primero es aclarar que dentro del Sistema General de Riesgos Laborales en Colombia, las ARL son las entidades destinadas a prevenir y proteger a los trabajadores de los efectos de las enfermedades y los accidentes que puedan ocurrirles con ocasión o como consecuencia del trabajo que desarrollan; para ser más clara las ARL están para hacer presencia frente a los riesgos laborales. 

Lo segundo es que a propósito del Covid-19, el Gobierno nacional dio un plazo de 72 horas a las ARL para que entregaran a los trabajadores del sector salud la dotación necesaria para sus labores. Pero en tercer lugar y quizás más importante, tal como ha insistido el congresista Daza Iguarán, es que las ARL, por ley están obligadas a destinar un porcentaje del recaudo, en prevención y control de riesgos laborales.

A Nemesio Roys Garzón como gobernador de este departamento y a cada alcalde de los 15 municipios a través de sus secretarios de salud, les corresponde insistir a las ARL en la necesidad de tener al personal de la salud en La Guajira con la protección adecuada y necesaria para evitar que en el cumplimiento de su labor corran el riesgo de contagiarse de Covid-19; o poner en riesgo a sus propias familias.

Es necesario insistir a las ARL, en la protección de los médicos que prestan servicio en La Guajira, y hacer un llamado a redoblar esfuerzos y recursos para proteger no sólo a los médicos, sino también a todo el personal de la salud en nuestro departamento. Invito al gobernador Roys Garzón para que en medio de la pandemia haga de esto una bandera.

De igual manera insistir a los prestadores de salud en La Guajira que protejan al recurso humano, y que hagan estas exigencias a las ARL.

Seguramente los médicos y todos aquellos que laboran en las ESE y en las IPS que tienen presencia en La Guajira, en el pasado han laborado con distintas limitantes, es el momento que además de la protección que merecen dentro de esta crisis de salud, también vean la posibilidad de que se pongan al día con el pago de sus salarios e incluso obtener mejores remuneraciones a futuro.