Protestar, un derecho constitucional

Estamos viviendo un paro nacional al que todos los colombianos tenemos el derecho de participar, siempre y cuando no se cometa ningún delito, ni tampoco actos de violencia, podemos ver que la mayoría de manifestantes lo están haciendo con respeto y en paz, se ven muchas manifestaciones artísticas, lo que resalta y recuerda que en Colombia hay mucho talento, que lastimosamente están algunos sin ser apoyados pero están con las ganas de superarse cada día.

Ser artista en este país es muy difícil, se puede evidenciar y se siente esas ganas de generar un cambio por parte de los jóvenes, juventud que despertó y conoce sus derechos, esas ganas de hacer historia en este país se pueden ver desde lejos, resaltando también que hay actos de violencia que lastimosamente se están presentando y ahí precisamente es donde debe actuar la fuerza pública, pero solo para controlar estas  situaciones, se le debe garantizar la vida a todos los jóvenes, desde que salen de sus casas hasta su retorno, no se puede permitir tampoco que ensucien y tomen estas marchas y protestas pacíficas para cometer actos que infringen la ley, la protesta es para defender y reclamar derechos, no para robar y destruir los bienes de los demás, resaltando algo fundamental, la mayoría de las personas lo están haciendo pacíficamente, así como también rechazamos de manera contundente el exceso de la fuerza por parte de las autoridades y que esos actos deben ser todos investigados por parte de las entidades de control, el derecho a protestar no es sinónimo de violencia, es sinónimo de una ciudadanía joven que ha despertado de tantas injusticias que se vienen presentando a lo largo de todos estos años.

La protesta social y pacífica es un derecho que tenemos todos los colombianos, derecho que es reconocido y protegido por nuestra constitución de 1991 en su artículo 37, un derecho que nos presenta en su normativa algo con mucha claridad, y son dos requisitos importantes, que todos debemos conocer, estas manifestaciones deben realizarse sin armas y deben ser de manera pacífica, protestas que pueden ser individuales o también por grupos y por el tiempo que deseen los manifestantes participar, nadie puede impedir que una persona proteste y defienda sus derechos que tiene como persona, agregando también que nadie puede obligar a otra a ser partícipe de una, resaltando de manera clara que en el transcurso y dentro de la protesta también tenemos derechos y que deben ser respetados.

Tenemos derecho a tomar fotografías o grabar cualquier video, llevar carteles, banderas, cantar, bailar, saltar, ser tratado sin discriminación alguna, que te traten con igualdad y respeto sin distinción, pero que también se garantice la seguridad, la integridad de todos los manifestantes que participen de ella, no puede a ver violencia, torturas, homicidios, actos que atenten contra la vida, el derecho más importante que tenemos los seres humanos, la fuerza pública solo puede actuar para prevenir y controlar actos de violencia, que pongan en riesgo el bienestar de las personas,  lo deben hacer de una manera racional, bajo los principios de necesidad, legalidad, precaución y proporcionalidad, su función es para controlar conductas desproporciónales, mantener el orden público.

Nadie puede impedir que defendamos nuestros derechos, tenemos derecho a protestar, no queremos más violencia, somos un estado social de derecho y nos merecemos una democracia donde todos podamos participar, nuestro deber sería aportar y construir un mejor país, entre todos, que por supuesto en una mesa se puedan sentar todas las posiciones a debatir, a discutir, sin violencia, sin ofensas, sin faltarle el respeto al contrario, necesitamos comunes denominadores para  sacar esta situaciones adelante, este no es el país que queremos, queremos un país donde haya oportunidades y espacio para todos y todas, y que los que vienen, puedan disfrutar de un ambiente sano y adecuado para desarrollar una vida digna.