Qué vaina, Electricaribe

Definitivamente, el orquestado plan de sabotaje de Electricaribe en el suministro de energía eléctrica habla por sí solo. Los cortes de energía a toda hora y sin motivo se han incrementado, y si llueve es peor, suspenden el servicio inmediatamente.

Es inaceptable el irrespeto que mantiene Electricaribe con sus usuarios, y parece que este mal no tiene componte; el problema se le traslado a la Superintendencia de Servicios públicos para que actuara en forma “enérgica” para darle pronta solución a esta problemática, no ha sido posible. Parece que la Superintendencia, entidad que, por mandato constitucional, debe velar por los derechos de los ciudadanos, se ha quedado detrás de las rejas junto a los dueños de Electricaribe. ¿Desidia estatal? ¿Apoyo de senadores y funcionarios estatales? ¿Corrupción?

La Guajira es el espejo donde más se ha reflejado esta problemática, pero la mala calidad del servicio que recibimos en El Molino, La Jagua, Urumita y Villanueva, no tiene nombre. Abril y mayo han sido los meses donde los apagones se han incrementado. El servicio se restablece con altos voltajes ocasionando cortocircuitos e incendios.

Recientemente en el barrio Blanca Martínez de Villanueva, se incineró una residencia. La suspensión del servicio es recurrente con demoras de una, dos y hasta más horas.

En el año del famoso apagón que agarró a Colombia con los pantalones abajo, la realidad de esta problemática en materia económica y de infraestructura quedó al descubierto, afectando ostensiblemente el sector eléctrico en toda Colombia. Fue el año 1992 donde la costa Caribe padeció con más rigor que otras regiones del país. El gobierno no pudo garantizar la prestación de un servicio eléctrico adecuado. A partir de este año comenzaron las penurias de las electrificadoras públicas de la costa. Las 7 electrificadoras existentes se fusionaron en 1998, dando paso Electricaribe, la que se encargaría de la distribución y comercialización de energía eléctrica al Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, La Guajira, Magdalena y Sucre. Sin embargo, comenzaron a aparecer los fantasmas inversionistas que la absorbieron.

En agosto de 2000, un diario capitalino señalaba que: “Los españoles llegarán a Electricaribe y Electrocosta”. En 2004, Unión Fenosa Colombia S.A. tomó el control de las dos empresas con participación del 67.59% y 70.44%. En 2005, la firma constructora española ACS, iniciaba trámites para ingresar al sector eléctrico. El objetivo del grupo era llegar al 35%, pero siguieron aumentando su capital, en Unión Fenosa, hasta situarse en el 45%. El grupo ACS S. A., (Actividades de Construcción y Servicios S. A.) con Florentino Pérez como presidente, el mismo del Real Madrid, incursionó en septiembre de 2005 en la actividad eléctrica española, en Unión Fenosa. Es para recordar, que el grupo ACS S. A., contrató por medio Comsa, otra empresa española, en 1997, construir la troncal del Magdalena Medio por 425 millones de dólares. La empresa incumplió, pidió prórrogas, adiciones, no firmó póliza y finalmente el contrato caducó, ACS s.a., demandó al Estado y se quedaron con el avance.

Hoy Florentino Pérez es uno de los mayores accionistas de Unión Fenosa. Gas Natural SDG S. A. en marzo de 2009, adquirió el 100% de las acciones de Unión Fenosa S. A., controladora de Unión Fenosa Internacional S.A., accionista mayoritaria de Electricaribe con el 67.59%. Como se recuerda, en 2008 Electricaribe y Electrocosta se habían fusionado y Unión Fenosa Internacional S.A. alcanzó un paquete accionario del 83.48%. Y desde el 2009 el grupo de Gas Natural Fenosa o Naturgy Energy Group S.A. tiene el 85% sobre Electricaribe y Colombia el 15%.

Electricaribe desde el principio ha sido una empresa con grandes conflictos y sus mayores accionistas, españoles, presionan al estado para mantenerse en el negocio de energía eléctrica con su mal servicio.

Cuando comenzaron las protestas y paros en contra de Electricaribe, Pérez visitó a Colombia en 2013, trajo una camiseta del Real Madrid, para Juan Manuel Santos salió con un contrato de 700 millones de Euros. Así es Colombia, borrón y cuenta nueva. ¿Pero… sería ese “panecillo” como dicen los españoles, lo que buscaba el socio mayoritario de Gas Fenosa? En 2014, Felipe González visitó Colombia y, el mismo Santos le otorgó la ciudadanía colombiana. ¿Qué buscaba González? Lo que sí se sabe es que en abril de 2011 la junta general de accionistas de Gas Fenosa lo había nombrado consejero de la entidad. A pesar de todo, Electricaribe en noviembre de 2016 fue intervenida por el Gobierno nacional y en el 2017 la Superintendencia ordena liquidación. Esto le sirvió al candidato Iván Duque en 2018 para su campaña, diciendo que la “empresa debía avanzar en la liquidación”. Elegido presidente y en Madrid, junto a Florentino Pérez, haciendo “cabecitas” en el Santiago Bernabeu, cambiando de parecer y manifestó que la Nación se encargaría del pasivo pensional que supera los $1,2 billones, además un crédito de $700.000 millones y del mantenimiento de las redes.

Qué vaina, Electricaribe… como los micos, no se suelta de la cola hasta que no está agarrado de las manos. Seguiremos padeciendo el mismo mal mientras que las visitas a nuestros gobernantes, con camisetas y otras invitaciones sigan llegando por parte de quienes gozan y usufructúan de la economía nacional.