¿Quién ha respondido por un muerto?

Según entiendo, una indemnización no recupera la vida de otra persona, ni el dolor tan grande que deja a sus padres, sus hermanos y demás familiares. Si la vida se comprara como se compra cualquier cosa, yo iría a la tienda y la fiara, y guardara para comprar otra.

La vida es un derecho y es lo más preciado que Dios nos ha dado, la vida no es una camisa que se acaba y vas a un almacén y compras otra, dice un dicho con mucha fama, después de esta vida no hay otra, y si Dios nos da la oportunidad de vivir debemos cuidarnos un poco más, muy cierto el ciclo de vida es nacer, crecer y morir, pero hay personas que a muy temprana edad se adelantan al llamado de Dios hacia el paraíso terrenal.

En la organización del Estado están las autoridades públicas a quienes la ley nos obliga a respetar y viceversa, nuestros abuelos nos decían, la vida es difícil sin problema, con problema debe de ser aún más difícil como especie de una tormenta.

Lo cierto es que ya Dylan no está con nosotros, y como dije antes, nadie responderá por él, ni la izquierda, ni los del Centro, ni los de la derecha, y mucho menos los organizadores del paro; como tampoco los que se sientan a la mesa de negociación.

Dylan hoy se convierte en un héroe de las redes sociales, de sus compañeros de colegio, pero después de un tiempo llegará la época decembrina, todo pasará a la historia, y volvemos a la normalidad, pero el dolor de una madre sigue intacto, ni con sus canas, ni su arrugada piel pueden cicatrizar ese dolor. Por eso es el llamado para la juventud, a que nos cuidemos un poco más y que aprendamos a valorar nuestras vidas, ya que ella no tiene precio.

Nuestra gran pregunta es: ¿Quién ha respondido por un muerto?