¿Quién haría el Festival Vallenato?

Festival de la Leyenda Vallenata, cuyo fallo del máximo organismo de lo Contencioso Administrativo se ha pronunciado favorablemente al municipio de Valledupar, ordenando la recuperación del predio donde hoy funciona el Parque de la Leyenda ‘Consuelo Araújo Noguera’, se escuchan todo tipo de especulaciones sobre quién debe realizar el Festival Vallenato, como si lo uno tuviera que ver con lo otro.

Por estos días, se ha iniciado la entrega formal del Parque por parte de la Fundación al municipio, lo cual no es otra cosa que el acatamiento a una orden judicial, lo que se desarrolla, al parecer, sin contratiempo alguno. Las preguntas que nos hacemos son: ¿Qué hará ahora el municipio con el Parque? ¿Será bien administrado? Y, podemos ir más allá, y preguntarnos: ¿Si no hubiese estado de por medio la Fflv las autoridades de Valledupar hubieran construido ese escenario? ¿La administración municipal hubiese sido capaz de realizar como lo ha hecho la Fundación por casi medio siglo un Festival con el éxito internacional que se ha logrado?

Al César lo que es del César, nadie puede ocultar el sol con los dedos, la historia y los hechos cumplidos dicen que en Colombia el evento cultural y folclórico más importante es el Festival de la Leyenda Vallenata, esos son hechos irrefutables, y ese éxito no se le puede adjudicar a nadie más que a la Fundación. No sé si a algún colombiano le queda duda alguna sobre si la música vallenata hubiese alcanzado el éxito que ha logrado, y la cobertura alcanzada, sin la existencia del Festival Vallenato.

No existe entidad en Colombia, ni pública ni privada, que tenga la experticia de la Fflv en organizar un evento como lo es el Festival de la Leyenda Vallenata, pero también sé que debe haber mucha gente frotándose las manos de la dicha porque supuestamente ahora van a tener la oportunidad de ensayar cómo se hace un festival. Quién dijo que lo exitoso se debe cambiar por lo que no sabemos cómo será.

En Madrid, Cundinamarca, la alcaldía municipal financiaba el 100% del Festival de la Flor Vallenata, hasta que llegó un mandatario al que no le gustaba el vallenato y acabó con el festival. En todos aquellos municipios donde existen festivales que son apoyados en su totalidad por las administraciones, escasamente sobreviven, entonces, si eso es lo que nos dice la historia, ¿cuál es el interés de algunos porque sea el gobierno quien organice el Festival? ¿O será que hay personas interesadas en asumir ellos lo construido por otros?

Colofón: Ojalá que la envidia no nos conduzca a hacer lo que hicimos con el técnico Pékerman, y ahora no sabemos en manos de quién dejar la Selección Colombia.