Reactivación y activación de La Guajira

Las actividades económicas y el anhelado, pero aún frágil desarrollo económico y social de La Guajira, duramente golpeados por las necesarias medidas tomadas para el control de la pandemia, requieren de un rápido y decidido impulso, no solo para la reactivación de algunos sectores, sino para la activación de otros que constituyen el eje fundamental de la economía de este Departamento.

Atendiendo esta necesidad, en la más reciente Cumbre de Gobernadores, realizada en Manizales, el presidente Duque le ratificó al gobernador la decisión de realizar inversiones para hacer mejoras estructurales y pavimentar vías clave que mejorarán de manera sustancial la conectividad y contribuirán a la reactivación económica de los sectores de transporte, turismo y comercialización de productos.

Adicionalmente, el presidente Duque ha anunciado que visitará Riohacha el próximo 14 de noviembre, generando positivas expectativas en varios sectores sociales y políticos del Departamento. Se ha mencionado que el presidente anunciará inversiones para la puesta en marcha de proyectos para jalonar el desarrollo social de esta región del país.

Ojalá incluya en sus inversiones la activación del proyecto multipropósito de la represa del río Ranchería, cuya innegable importancia estratégica está fundamentada en sus significativos beneficios potenciales, entre los que se encuentran su contribución a la creación de un polo de desarrollo agroindustrial regional, creando las condiciones necesarias para generar ingresos para los habitantes; su impacto positivo en la productividad, competitividad y sostenibilidad agropecuaria en una zona geográfica del Sur de La Guajira, donde esta actividad es la más importante, contribuyendo a la seguridad alimentaria en el largo plazo; mejoramiento de la calidad y cobertura del servicio de acueducto para varios municipios, beneficiando a más de 400.000 habitantes, y la posibilidad de instalar una microcentral hidroeléctrica para generar energía y satisfacer las necesidades de las comunidades.

Por su parte, el gobernador Roys también ha reiterado que uno de los propósitos que se ha trazado con su equipo de gobierno, en el corto plazo, es atender apropiadamente el impacto financiero ocasionado por el aislamiento obligatorio para el control de la pandemia. Por supuesto que la ejecución de los proyectos y programas contemplados en el plan de desarrollo del Departamento y su gestión efectiva orientada a impulsar y hacer realidad los anuncios del presidente Duque serán determinantes para el bienestar de los habitantes en el futuro.

Una importante acción de reactivación que se debe materializar pronto se concentra en el sector de minas y canteras, en el que la parálisis originada por la huelga en la empresa Cerrejón está impactando fuertemente la generación de ingresos y la dinámica económica de La Guajira, de la región y el país, tanto en el poder adquisitivo de los trabajadores directos e indirectos, y habitantes en general, como en la generación de impuestos y regalías.

De nada ha servido la aprobación de la ley que estableció un incremento de las regalías directas para el Departamento si la producción de carbón está paralizada. Desde lo más profundo de nuestro ser hacemos fuerza por un pronto entendimiento entre las partes para la solución del conflicto laboral.

Nadie duda de las dificultades por las que atraviesa la situación social y económica de esta sufrida región del país, ahora agravada por los efectos de los torrenciales aguaceros de la activa temporada de huracanes. Esto nos alerta y debe sensibilizar para actuar solidaria y responsablemente.