Regreso de Estados Unidos

El presidente Biden anunció que Estados Unidos retoma el liderazgo del escenario internacional. Reconoce que será difícil porque muchos temas  requieren atención, como el Cambio Climático y su acuerdo de París. Otro tema es la salida de la Organización Mundial de la Salud, (OMS) y el retiro de tropas de Estados Unidos donde recomienda el Consejo Nacional de Seguridad y la Agencia internacional de Desarrollo.

Desde épocas tempranas en 1784, Estados Unidos construyó una política exterior muy segura, con el presidente como responsable y el consentimiento del Senado. Tarea que busca la seguridad de los Estados Unidos, la democracia, los derechos humanos, y la lucha contra el terrorismo. En las últimas décadas se impuso la lucha contra el tráfico ilegal de drogas.

El manejo de las relaciones con otros países y en especial con sus organizaciones internacionales se hace a través de acuerdos, tratados, relaciones y convenios como el de armas nucleares.

De 190 países en el mundo, Estados Unidos tiene relaciones con 180.  Busca una economía de calidad y la seguridad como característica principal. Entrando al detalle de algunas de estas relaciones se distingue como la principal: la China. Estados Unidos mantiene una relación difícil con este gran país, no solo por el coronavirus que cuestionan si lo usaron como un ataque. Ambos son súper potencias y se plantean como una nueva amenaza por un conflicto cada vez más profundo. Es una especie de guerra fría que podría tener un carácter militar, tecnológico y político con un alto nivel de tensión. Cada cual defiende su país en una larga disputa que seguirá hasta salir de la pandemia.

Estados Unidos debe promover una serie de acuerdos integrales para impulsar inversiones conjuntas con la Unión Europea. El canciller Federal Ángela Merkel juega un papel muy serio frente al retiro de tropas en Siria, Irak y Afganistán como explicó en un discurso, para evitar bombardeos militares, y poner límites al manejo del uranio como un arma poderosa hacia el futuro.

También debe ser cuidadoso con lo que pasará con Israel y la posición que asuma con el gobierno de Netanyahu, para evitar que pueda sabotear los procesos de negociación con los aliados regionales de Estados Unidos en el Medio Oriente.

Llama la atención que no toca el tema de Corea del Norte y su líder Kim Jong-Un de 37 años con una personalidad muy especial, convertido, a pesar de su juventud, en un mito incierto hacia el futuro. Es deseable abrir un diálogo de paz permanente con una mayor estabilidad geopolítica internacional en el mundo entero. Biden se comprometió a terminar los abusos económicos de China, pero está obligado a trabajar para construir una relación internacional provechosa para los propios Estados Unidos y  una relación estable con sus aliados en Asia.

En la política exterior de Estados Unidos se tomarán decisiones importantes: como regresar al Acuerdo del Cambio Climático de París. Regresar a la Organización Mundial de la Salud (OMS), especialmente en este momento de pandemia. No retirar tropas de los Estados Unidos en Alemania. Deben regresar a la Alianza Transatlántica y poner fin a la guerra tras validar los acuerdos de Abraham con Israel, regresarán las negociaciones y diálogos con Irán para lograr acuerdos nucleares. Deben construir una relación muy provechosa con la China y trabajar juntos en beneficio del mundo entero, para revisar la política de manejo de refugiados e impulsar acuerdos sobre armas nucleares con Rusia y evitar una confrontación militar catastrófica. Aún hay poco sobre Latino América. Muchas responsabilidades que debe retomar Estados Unidos con el mundo.