Risoterapia Pastusa

“Sin temor a equivocarme, puedo afirmar que el patrimonio humorístico en Nariño es más grande que las reservas de oro y plata de los yacimientos en el Tambo, Santa Bárbara, Samaniego, Linares, Cruz y Buesaco”. 

Dando un salto en garrocha desde las entrañas de la mágica Guajira, lugar de donde lancé los libros: ‘Las Anécdotas de Ma´margó’, ‘Anécdotas Wayuú’, ‘Dos Grandes Patriarcas’ y ‘Anecdotario vallenato’, hoy vuelvo y retomo esas líneas literarias con la obra ‘Risoterapia Pastusa’. De ahí, le rindo homenaje al sentido humorísticos de los nariñenses, personas que admiro y respeto por el majestuoso patrimonio oral guardados en las entrañas de su noble tierra.

“La risa no es más que la súbita gloria que nace de la comparación de alguna eminencia de nosotros mismos con la enfermedad de los demás o con la de nuestro pasado”.

Cuando comencé a escribir esta obra, pensaba que estaba haciendo una investigación en rescate de la tradición oral. Años después, sin ser médico terapeuta, me di cuenta que estaba escribiendo un libro de sanación interior. También, descubrí que esas personas mansas, calladas y nobles, emanan de sus entrañas sin proponérselo, la mejor medicina para el alma: la risa. Si consideras que tus niveles de serotonina y dopamina están muy bajos, este libro es tu mejor indicación.

Si consideras que tu sistema inmunológico padece de bajas defensas, este libro es uno de tus recomendados. Si consideras que sufres de amargura, tristeza, melancolía y depresión, este libro es tu mejor inversión.

Si consideras enfadarte con facilidad y se te dificulta sonreír por todas las tragedias cargadas a cuesta contigo, este libro será tu mejor amigo.

Si consideras que todavía te quedan ganas de vivir, te invito a compartir el mundo fascinante de gente que ha comprendido que, en sus entrañas, guardan el mejor tesoro de su identidad cultural, y que, hoy por hoy, es considerado parte de su patrimonio intangible.

Si los cultivadores de este don, se lo proponen, más adelante, esta cultura se consideraría patrimonio inmaterial de la humanidad.

Este libro está refrendado en su prólogo por los humoristas nariñenses Alfonso Sierra Peña ‘Rosendo’ (tolimense), Dorian Rosero Mora ‘Roserito’ los ‘Cuyes’, Edgar Emiro Salas Díaz ‘El Ergar’, Mariano Efrén Rúales Caicedo ‘El Marianazo’, y Óscar Córdoba ‘El Guaicoso Rey del Humor Pastuso’.

Anécdota: hace unos dos años el director de un hospital me llevó para compartir unos chistes con sus enfermos más delicados a razón de eso que la risa cura, fui y conté mis mejores chistes, pero los enfermitos nada que se reían; al final me despedí y les dije, bueno ¡hasta luego y que mejoren! y allí si todos contestaron… y ¡usted también! ja ja. ‘El Ergar’.