Santo Tomás de Villanueva: 18 de septiembre de 1562

Por Normando José Suárez F.

Rafael Antonio Amaya y Manuel José Fernández Frías (1869-1950) adelantaron una investigación historiográfica en el año en que terminó la segunda guerra mundial y  publicaron hace 75 años sus resultados en una monografía que titularon ‘Villanueva”. El índice contiene: catequización y colonización, fundación, población, actos religiosos, sierra negra, costumbres del pueblo, milagros y familias principales.

El pueblo originario de la nueva Villa fueron los Itotos que se distribuían en tres parcialidades: al norte la tribu Guazara, al centro Canopán y al occidente Guachirú. La fundación hispana del pueblo de indios Santo Tomás de Villanueva la realizó don Roque de Alba por instrucción de la Gobernación de Valledupar el 18 de septiembre de 1562, bajo el patronato de Santo Tomás, “obsequiando su fundador, español valenciano, la imagen que aún poseemos y que encarna parte no pequeña de nuestra fe y a la que el pueblo acude con fe viva en sus horas de tribulación y a quien da gracias por sus horas de júbilo”.

El dato fundacional está confirmado por la tradición oral local y  ratificado por el cronista y obispo bogotano Lucas Fernández de Piedrahita (1624-1688) en su ‘Historia general de la conquista del nuevo reyno de Granada’ (página 322).

Tomás García Martínez nació en Fuenllana (1486) a 6 km de Villanueva de los Infante (comunidad autónoma de Castilla-La Mancha de España). Fue fraile agustino ordenado en 1518 y consagrado arzobispo de Valencia en 1544.

En 1547 ordenó sacerdote al futuro San Luis Beltrán que estuvo por estas tierras de la provincia en 1567 junto con los misioneros dominicos frayles Luis de Vero, Gerónimo Barros y Diego Javier.

Vivió una vida austera y practicó una solidaria caridad, especialmente con los huérfanos, los más  pobres y con los enfermos. Poseía sin embargo, una concepción inteligente de la misericordia, de forma que, aunque era muy dado a gestionar ayudas, procuraba solucionar definitiva y estructuralmente la pobreza mediante la superación activa de la misma, dando trabajo a los pobres, y de esta forma multiplicando los apoyos a los más necesitados.

Santo Tomás de Villanueva ejerce el patronazgo espiritual en muchos lugares. Destaquemos entre otros en la diócesis de Ciudad Real, en las localidades alicantinas de Orxeta y Altea en España. También en la universidad de Villanova en Pennsylvania y la reubicada  institución de educación superior de La Habana, Cuba en St. Thomas University en Miami Gardens, Florida, en Estados Unidos. Por supuesto de su natal  Villanueva de los Infantes y en el municipio de  Villanueva en La Guajira. En estas dos últimas localidades la celebración de sus festividades se hace religiosamente todos los 18 de septiembre.

Este año en la coyuntura de la pandemia se hace más presente y vigente una frase del santo patrono para enfrentar la calamitosa situación de la emergencia del Covid-19 que demanda una respuesta solidaria de la comunidad, pero mucho más comprometida por los que administran el municipios: “La limosna no solo es dar, sino sacar de la necesidad al que la padece y librarla de ella cuando fuere posible”.

En respuesta a ese certero y vigente mensaje los villanueveros y villanueveras cantaremos el coro del himno a Santo Tomás, cuya letra la compuso el profesor Rafael A. Amaya y la música el maestro Manuel J.Fernández:

Eres grande ante Dios

 y ante el mundo

Eres templo de ciencia divina

Eres luz que a este

 pueblo iluminas

Con fulgores de fe, unión y paz

Felicitaciones a Villanueva en el aniversario 458 de su primera  fundación hispana.