Se puso la mano mala

Cuando no hay nada que comer es cuando más hambre da, se ha puesto la mano mala, lo único que hay con la mano mala es necesidad y la necesidad no hay quien la quiera, pero el valor de la vida está en superar la necesidades, todavía no sabemos hasta cuándo va a durar esta hecatombe.

Fuentes de la mano mala: siempre en la pobreza hay mano mala, en estos momentos de crisis todo se agota, la esperanza es que haya algo; la mala situación llega en cualquier momento, se compone la mano cuando hay solidaridad y la solidaridad es servir a los necesitados sin nada a cambio, la respuesta debe ser el agradecimiento. Tanto la solidaridad como el agradecimiento son virtudes del ser humano; Jesucristo dijo hemos venido a este mundo a servir, se llama obra de caridad del que tiene ayudar al que no tiene, para el necesitado la pobreza llevada con resignación es una virtud grata a los ojos de Dios y para el caritativo se siente más satisfacción en dar que en recibir. La obra de misericordia es darle de comer al que tiene hambre, una mano que se extiende con fraternidad cuando se da una limosna a quien la necesita, Dios se lo recompensa. 

Estamos pasando por un momento difícil, tan siquiera el pudiente tiene de que vivir y el pobre no tiene nada, su esperanza es que esto se componga y que haya algo de comer; la mala situación depende de los cambios en el tiempo; dice la biblia habrán tiempos malos y tiempos buenos, épocas de abundancia y época de escasez; en época de abundancia hay que guardar para cuando haya escasez, pero el pobre que va a guardar si todo lo necesita para poder solventar la mala situación, siempre con la mano mala pero gracias a Dios estamos vivos. 

En mala hora vino aparecer este virus maligno y desconocido, peste que amenaza con la vida, si estamos en la calle buscando un trabajito para poder vivir él no nos deja trabajar, el trabajo es una bendición de Dios, pero en la pobreza el que no trabaja no come dice el adagio, el hambre no dice adiós sino hasta luego y no da espera.

Es el momento de la solidaridad de las ayudas humanitarias de manos del gobierno y de personas caritativas del que tenga darle al que no tenga algo de alimento; pero a largo plazo el que está dando se cansa de dar. 

Esta catástrofe mundial tiene a la mayoría de los países en crisis humanitaria y con emergencia económica; las crisis traen cambios pero esto va de mal en peor por la propagación de la pandemia y por la desobediencia en las medidas sanitarias y entre más se alargue la cuarentena menos trabajo hay.

Colombia en estos momentos con crisis en el comercio, los negocios cerrados, la gente en casa sin hacer nada, lo que genera es hambre y necesidad; se ha puesto la mano mala, pero al menos estamos vivos y con la esperanza que pase este ventarrón.

El Estado está en la obligación de recuperar la vida productiva de la sociedad, porque es el guardián del bien común y al llegar a la normalidad al menos nivelar las cargas para que se pueda componer la mano.